Empresario con actitud

Tener actitud es una frase dubitativa. En el próximo presidente de la Coparmex, Gabriel Igartúa Sánchez, se deben agregar los detalles: Es un empresario con actitudes positivas de: Trabajo, deseos de servir, voluntad de opinar y decidir lo mejor para su empresa y para el destino que su padre decidió construir ese pequeño gran hotel que se llama Las Palmas. Su padre, el ingeniero Gabriel Igartúa (q.e.p.d) fue todo un personaje. Jalisciense de nacimiento y vallartense por adopción, lo hizo todo por su familia y por el bienestar de quienes tenía a su lado.

Les dio libertad para escoger y al crear el hotel Las Palmas, les instruyó para tener esa actitud de trabajo. Hoy por hoy el hotel Las Palmas es uno de los mejores hoteles familiares de nuestro destino turístico en el mismo centro de la zona hotelera de Las Glorias, donde se desarrollaron otros hoteles y un área comercial muy importante. Esto lo hemos vivido en todo el tiempo.

Vallarta Opina llegó en los últimos años setenta cuando casi todo Las Glorias era un bosque de palapas, nido de millones de cajos que por las noches salían de sus nidos hasta las primeras casas de enfrente. Muchos de ellos murieron aplastados por los vehículos por ser esta la entrada principal en el norte del pueblito que crecía a un ritmo espectacular.

El boulevard Medina Ascencio, la colonia Versalles y en una esquina de esta, el primer sitio de Vallarta Opina, precisamente en la parada de los transportes que cruzan la ciudad.

En muy pocos años el sitio se transformó, llegaron las canchas de tenis, el hotel Canto del Sol, todos los negocios que se establecieron en la Avenida, entre estos el famoso J&B, de la familia Avelar.

.

EL JOVEN GABRIEL

En los años ochentas, Gabriel Igartúa Sánchez se hizo cargo de la gerencia general de Las Palmas. Destacó su actitud emprendedora. Sus reclamos de mejores obras para Puerto Vallarta fueron imperiosas, sobre todo en el servicio del tratamiento de las aguas residuales.

Aquel emisor submarino ya no era suficiente, se quedó muy chica la obra del Seapal. Muy chica y llena de olores, peligroso por ese líquido venenoso para el tratamiento de las aguas que luego serían echadas a una profundidad de un kilómetro en plena bahía. Esa actitud parecía de rebeldía a las disposiciones del gobierno, pero finalmente se atendió hasta crearse lo que hoy es el Seapal.

.

POR LA PROMOCIÓN

Actitud positiva de Gabriel cuando se creó la promoción del destino a través del Fideicomiso Puerto Vallarta. Vale decir que en tanto las autoridades caminaban lentamente, Gabriel como empresario corría acelerado para transforma esa actitud de los gobiernos del estado que se sucedieron y se suceden cada seis años.

Se llegó a creer que Gabriel sería un excelente presidente municipal para Puerto Vallarta, pero solo era un joven menor de los 30 años de edad, de tal suerte que en el PRI, los intereses fueron otros, de los que de plano no quiero comentar en esta columna.

Gabriel Igartúa Sánchez, llegó a la madurez, vivió en Tijuana para servir en el hotel fronterizo, vivió su juventud en el surf, donde destacó en competencias locales, su afición a la motocicleta lo llevó hasta la argentina, ida y regreso y hoy vuelve a estar al frente de la administración de Las Palmas, tras el fallecimiento de su señor padre.

Muchos recordamos a su padre. Todo un personaje, simpático, alegre, trabajador, excelente como padre que les deja un gran recuerdo a sus hijos y a todos los que le conocimos.

Mañana miércoles, con toda su experiencia, asume la presidencia de la Confederación Patronal Mexicana Puerto Vallarta y Bahía de Banderas.

Su actitud positiva y de trabajo toma el timón de esta nave que busca lo mejor para Puerto Vallarta y los vallartenses, una familia de casi medio millón de habitantes, con crecimiento en todos los sectores: Hoteles, empresas y un mundo de necesidades.

La actitud positiva de Gabriel hará un buen relevo a su actual presidente Arnulfo Ortega.