Una mujer

  • Es mejor cuidar nuestra belleza interior que es la más valiosa y la que todos pueden llegar a admirar.

Por Livier Nazareth

.

Tomó la redondez de la luna, las suaves curvas de las olas, la tierna adhesión de la enredadera, el trémulo movimiento de las hojas, la esbeltez de la palmera, el tinte delicado de las flores, la amorosa mirada del ciervo, la alegría del rayo del sol y las gotas del llanto de las nubes, la inconstancia del viento, la fidelidad del perro, la timidez de la tórtola y la vanidad del pavo real, la suavidad de la pluma de un cisne y la dureza del diamante, la dulzura de la paloma y la crueldad del tigre, el ardor del fuego y la frialdad de la nieve.

Y Dios mezcló tan desiguales ingredientes, que formó a la mujer y se la dio al hombre.

Después de una semana, vino el hombre y le dijo:

– “Señor, la criatura que me diste me hace desdichado, quiere toda mi atención, nunca me deja solo, charla incesantemente, llora sin motivo, parece que se divierte en hacerme sufrir y vengo a devolvértela porque ¡no puedo vivir con ella!”.

– “Bien” – contestó Dios y tomó a la mujer. Pasó otra semana, volvió el hombre y le dijo:

– “Señor, me encuentro muy solo desde que te devolví a la criatura que hiciste para mí; ella cantaba y jugaba a mi lado, me miraba con ternura y su mirada era una caricia, reía y su risa era música, era hermosa a la vista y suave al tacto. Me cuidaba y protegía cuando lo necesitaba, me daba dulzura, ternura, comprensión y amor sin condiciones, por favor Dios, devuélvemela, porque ¡no puedo vivir sin ella!”.

– “Ya veo” – dijo Dios – “ahora valoras sus cualidades, eso me alegra mucho; claro que puedes tenerla de nuevo, fue creada para ti, pero no olvides cuidarla, amarla, respetarla y protegerla, porque de no hacerlo, corres el riesgo de quedarte nuevamente sin ella”.

.

Consejos de belleza, para empezar, aplícalos, ¡vale la pena!

Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas. Dedicado a aquellas mujeres que sirven, honran y hablan con sus vidas del amor, de Dios. Sólo al leer estas palabras hallarás ánimo y bendición para tu alma. Consejos que vale la pena tener presente en cualquier situación. Como mujeres cuidamos nuestra belleza exterior, pero es mejor cuidar nuestra belleza interior que es la más valiosa y la que todos pueden llegar a admirar…

.

Para ti portadora de esa belleza…

Este método se utiliza en cualquier tratamiento de belleza, y lo siguiente es lo mismo que solo para tu alma, el consejo es que lo guardes en tu corazón, los resultados se verán inmediatamente y tu alma comenzará a irradiar belleza espiritual cada vez que lo apliques…

.

Mujer: El mejor limpiador de tu alma es el perdón.

Deberás usarlo todo el tiempo, apenas veas una impureza, aplícalo. No te acuestes nunca sin haber pedido perdón, y sin haber perdonado. El resultado será que en paz te acostarás y así mismo dormirás. Y Dios sustentará tus sueños. No dejes de aplicarlo, es un paso muy importante para el cuidado de la belleza, y para ver los mejores resultados.

.

Mujer: La hidratación de tu alma es la oración.

Si no hidratas la piel de tu rostro, se reseca o marchita. Así, si no hidratas con oración, tu alma se resecará, pero a medida que confíes en Dios el afán y la ansiedad desaparecen y aprendes a reposar y esperar en el Señor. Sólo aplícalo y tendrás promesas que Dios nos prometió en su palabra en breve.

.

Mujer: La alimentación nutritiva de tu alma es la Palabra.

Así como en lo físico no puedes vivir sin alimentos; tu alma necesita el alimento de la Palabra, la debilidad y la confusión desaparecen. Serás como el árbol plantado junto a corrientes de aguas, y tu vida fluirá en su Espíritu.

.

Mujer: El protector de tu alma es la coraza de la fe.

Con la fe te protegerás de las inclemencias de la vida, mirarás por encima de las circunstancias, y pasarás victoriosa en medio de las pruebas. A través tuyo Dios moverá montaña y alcanzarás bendiciones.

Si usas a diario estos productos de belleza, tu alma se mantendrá limpia y tu corazón será puro. Te saciarás de bien, de modo que te rejuvenezcas como el águila.

.

¡Que dios las bendiga!
Como siempre usted sabe, que le deseo lo mejor del mundo
¡Hasta la próxima!