Llegó la Navidad

Dicen que en el atrio del templo de Apolo en Delfos está grabada una frase que se le atribuye a uno de los Siete Sabios que reza: “Conócete a ti mismo”. Me quedé frío cuando me enteré. Parece fácil la consigna: Conócete a ti mismo, pero lo cierto es que realmente conocer nuestras propias limitaciones, habilidades, defectos y cualidades no es una tarea fácil. La consigna implica también el tener el valor, la humildad y la sabiduría de explorar nuestro interior para saber verdaderamente lo que queremos y buscamos en la vida.

El mayor tesoro: La Felicidad

El conocernos interiormente es una labor de todos los días, es escudriñar en nosotros, es buscar huecos para encontrar con certeza a donde voy y a donde quiero ir… humanamente y lo repito humanamente, conociéndonos bien sería más fácil llegar a la felicidad por todos buscada.

Lo que sí creo es que la felicidad no tiene un solo camino, creo que cada quién traza su brecha (que con suerte se convierte en carretera) para llegar a ella. De hecho, filósofos y humanistas de todos los tiempos Platón, Aristóteles, Epicuro, Bertran Russell, Baltasar Gracián, Shopenhauer han esbozado sendas muy diferentes hacia la felicidad, a veces muy divergentes, pero que han presentado a los lectores y seguidores de su pensamiento un amplio abanico de sabios consejos. La verdad, tu y yo, que buscamos ser prácticos, sabemos que cada quien diseña su propio sendero y hace todo lo posible por no apartarse de el hasta alcanzar la dicha preciada. Sabemos también que la felicidad se encuentra solamente con buscarla; y después de todo ¿Qué no está forjada de muchas pequeñas cosas, de la satisfacción de muchas pequeños gustos o al final, el solo proponerse ser feliz, de alguna manera es un inicio de lograrlo?

Lo que sí, busquemos la felicidad donde realmente podamos alcanzarla, sin pretender inalcanzables y menos buscando lo que otros tienen, porque eso se llama envidia y con ella jamás podremos ser felices. A la mejor la

felicidad está aquí tan cerca, a mi lado, en lo de todos los días y no he sido capaz de descubrirla. Me lo dejo de tarea. La felicidad es la plenitud de la vida, vale la pena buscarla.

.

LLEGÓ LA NAVIDAD

Con este espíritu de la búsqueda de la felicidad nos sorprende la Navidad. Tiempo de reflexión, de amor, de perdón, de familia, de reencuentro, de amistad, de abrazos, de brindis.

Tiempo de buenos deseos, de pensar en los demás, de querer lo mejor para todos, de esperar salud, bienestar, tranquilidad. Tiempo de unión, de recibir a los ausentes, de recordar a los que adelantaron el camino a una vida superior. Tiempo de ajetreo, de ir y venir, de comprar, de cocinar, de envolver. Y claro, inevitable, lo mejor, tiempo de desear al prójimo, al más próximo y al más lejano, el valor más preciado, el punto de partida de este escrito, encontrar la felicidad.

Tiempo de buscar la paz, la armonía, el equilibrio, la justicia, por Dios, tiempo de querer la paz, de reencontrarnos con la vida, de respetar los derechos de los otros, de reinventar la vida, encontrar en ella los motivos más profundos para ser felices. Cambiar las balas por las flores, respetar la vida, amarla, quererla… la muerte solo se espera cuando El, que nos dio vida, decide que es tiempo de poner el último punto de la raya.

.

REGALOS

También es tiempo de regalar; no despilfarrar, se puede regalar tantas cosas que no se venden en ninguna parte. Esta navidad regalaremos una palmada en la espalda, un piropo, un guiño de ojos, una sonrisa, un buen chiste. Pero si te parece poco regalo, enviémosle un pensamiento bonito, una carta, un dibujo, una flor silvestre. Regalemos un cajón lleno de buenos deseos, un frasco lleno de lunas, una bolsa de manta repleta de ganas de vivir, una varita de incienso. Regalemos está navidad, nuestro esfuerzo, nuestro apoyo, nuestro aplauso a quien lo merece, nuestra admiración, nuestra solidaridad, nuestro empeño, nuestros sacrificios.

O mejor regalemos alegría, una poesía, un cuento, una fantasía, un paseo por el arco iris, cantar canciones aunque seamos muy desentonados, reír, bailar, danzar de un lado a otro, enloquecer de optimismo.

O si quieres más y mejor, invita a tu familia, a tus amigos, a los que encuentres en el camino, a montarse en el lomo de un Pegaso y volar, volar muy alto sobre la Bahía, cruzar por los aires desde Cabo Corrientes

hasta Punta de Mita, alto desde arriba, mirar los ríos Ameca y del Pitillal y los campos agrícolas de Ixtapa, borracear sobre la montaña tratando de encontrar cuantos tonos de verdes la conforman.

Si te dan miedo las alturas, invita a todos a buscar unicornios, esos seres limpios, trasparentes que representan con su piel alba, rosada o azul y con su cuerno de porcelana, representan el BIEN, la lealtad, la fidelidad, el amor y el compromiso. Convence a todos tus invitados que los unicornios sí existen, solo hay que buscarlos con respeto y con credibilidad, buscarlos con entusiasmo, se esconden en las montañas, en los mares, en las lagunas y en los esteros.

.

AGRADECER

Es tiempo de agradecer, de mirar para arriba… estamos vivos y cuando hay vida hay esperanza y con ella, el mundo puede cambiar, es más, va cambiar a ser mejor.

Vivamos esta Navidad con espíritu renovado, lleno de fe, de entusiasmo y con ganas de ser parte del cambio, de ser apoyadores del cambio, de ser actores y provocadores del cambio. Seguro lo lograremos.

¡FELIZ NAVIDAD!

.

Lo más reciente

  • LOCAL
  • RIVIERA
Ciudad Crece Vallarta en empleos y turismo

Crece Vallarta en empleos y turismo

La llegada de turismo en Puerto Vallarta ha crecido en forma importante en los últimos tres años. .  Al cierre del primer semestre de este año ...

Ciudad Jugarán golf en Punta Mita por los niños de la Barranca

Jugarán golf en Punta Mita por los niños de la Barranca

Jesús Carmona, presidente de la Asociación de Hoteles de Riviera Nayarit, con la golfista jalisciense Lorena Ochoa. .  Lorena Ochoa participará en ...

Ciudad Crece Vallarta en empleos y turismo

Crece Vallarta en empleos y turismo

La llegada de turismo en Puerto Vallarta ha crecido en forma importante en los últimos tres años. .  Al cierre del primer semestre de este año ...