El tiempo de la vida

Doctor en Derecho Miguel Ángel Rodríguez Herrera.

.

Muchas veces he explicado a mis alumnos de la cátedra de Filosofía como tanto a mis lectores que el tiempo no existe en sí mismo, sino que es una simple herramienta para medir la sucesión de hechos. Sin embargo, la gente sigue impávida sosteniendo falsas creencias respecto del tiempo mientras los comerciantes llevan agua a sus molinos y a sus bolsillos inventando supuestas fechas conmemorativas para venderle al populacho sus baratijas a precio de oro.

Lo único que existe en nuestras vidas es una constante e irrepetible sucesión de acontecimientos nuevos y una extensión llamada espacio donde deambulamos en nuestro incesante vivir. La idea de que existe el tiempo parte de haberlo inventado como unidad de medida de los sucesos y del recuerdo de algunos hechos que nos vienen de la memoria. A pesar de ello el tiempo no existe como un ente independiente de nosotros.

Lo que pasó ya no es, el futuro tampoco es porque aún no acontece mientras que el presente tampoco es porque es el punto de unión entre lo que sucede y lo que sucedió. Es sólo un punto de intersección entre lo que ocurre y ocurrió y por tanto no se puede medir. De esa manera no existen las falsas ideas del pasado, del presente y del futuro. Entonces nos hacemos la pregunta; ¿qué es lo que existe? Y lo diremos con suma verdad que, lo único que hay en nuestras vidas es un constante fluir de aconteceres. Es todo.

Un hombre griego que nació mucho antes del advenimiento de Dios a la Tierra que llevaba por nombre Heráclito cinceló en acero esa frase que todo filósofo conoce y que dijo que: “nadie se baña dos veces en el mismo río” sus teorías fueron llamadas “devenir” y muchos pensadores lo meditaron y lo siguen reflexionando. Tocándole el mérito al erudito Edmund Husserl reelaborar la teoría de Heráclito para convertirla en su inconfundible método llamado “fenomenología” que ha sido seguido por incontables filósofos.

Así pues, olvídense de festejar el año nuevo, sus cumple años, sus bodas de plata y una terrible horda de homenajes inventados por el mercado del consumo para hinchar sus bolsillos con nuestro dinero. La idea del tiempo es por demás falsa. Simple y llanamente vivimos aconteciendo, rodeados de hechos que se nos presentan para luego desaparecer y jamás volver a repetirse. Se vive fluyendo como si fueses un río.

¿o esperas a que te regalen un reloj el día de tu cumpleaños?

Imagen de wallpapercave.com

.

HOY VALLARTAHOY RIVIERA