Vallarta hoy:

Por un México mejor

  • A causa de los últimos saqueadores, nuestro País se encuentra en verdad hambriento, desesperado, desalentado, sin trabajo ni un futuro alentador.

Por regla general, el ser humano (no el terrícola corrupto), tiene un poco de temor para iniciar algo nuevo en sus vidas; pero no se les olvide que año nuevo significa un nuevo reto en nuestro enigmático existir, por lo tanto es de suma importancia el estar… ¡Iniciando el 2017, llenos de paz, felicidad, positivismo, unión familiar, confianza en sí mismos, misericordia para nuestros semejantes y sobre todo llenos de amor!; a pesar de estar viviendo en nuestro país, dentro de  un ambiente mundano lleno de egoísmo, irresponsabilidad, corrupción y ambición desmedida.

Iniciando el 2017: llegando puntuales a nuestros Centros Educativos o lugares donde laboramos; siendo cada día más responsables y rectos; poniendo todos nuestros sentidos y corazón en cada cosa que hagamos; tratando de ser gentiles con nuestros compañeros y ayudarles cada vez que ello(a)s necesiten de nuestro apoyo; perdonándonos y perdonando a los que nos han dañado de una forma u otra; tratando de buscar ese camino a la excelencia que tanto admiramos en esos grandes triunfadores.

¡Quien tuviera un Gandhi, un Mandela, una Madre Teresa; como esos Grandes Líderes, dentro del Poder de nuestro denigrado México para defendernos de ese futuro Gobernante de los E.U.A.!; el primero ganó la independencia de su País con paciencia y mucho amor; el segundo político sudafricano, logró el primer Gobierno que ponía fin al régimen racista en su Patria, y la tercera con sus dulces y sabias palabras: “Quien no nace para servir… ¡No sirve para vivir!“, logró la ayuda del mundo entero, en pro de sus protegidos, gente muy pobre y enferma… ¡Abandonada hasta por sus mismos compatriotas!…

Muy acertadamente lo expresó la Reina Isabel, después de su visita a éste País: “El problema de México es que tiene un Rey cada seis años y nosotros nacimos para ser Reyes“… No estaba nada errada pues son sabidos los cínicos refranes de nuestros Políticos: “A mí sólo póngame donde haya ($$$$$$$)”; “El que no tranza no avanza“, “El que se mueve, no sale” (los súbditos tienen que bailar al ritmo que ordene el rey); “Mano con mano“… (mientras se las frotan para ver cuánto sacan); “Hay que ser solidarios“ (dejando en forma infame, al pueblo ¡todas sus deudas adquiridas!, mientras tranquilamente se van del País una vez terminado su reinado… ¡A gozar de su cuantioso botín y pensión vitalicia, sin remordimiento alguno!…

.

Víctimas de los saqueadores

A causa de los últimos saqueadores, nuestro País se encuentra en verdad hambriento, desesperado, desalentado, sin trabajo ni un futuro alentador, cansado de tanta impunidad, crueldad, asesinatos, asaltos, robos, injusticia (por eso representan a “La Justicia“, con los ojos vendados, ya que el má$ podero$o, ¡$erá $iempre el vencedor!); sin policía, ni milicia que nos proteja… “¡Pobre de mí adorada Patria, tan lejos de Dios y tan cerca de los E.U.A.!“…

Pero nuestra gente no se deja vencer tan fácilmente y a pesar de tanta Infamia es poseedora de ése espíritu libre y alegre de ver la vida; cantando en lugar de llorar; levantándose orgullosamente después de una terrible caída: “Si el hambre me derrumba… ¡El orgullo me levanta!“; sacando el lado chusco de los infames comportamientos de los Reyes Absolutos e Intocables… Por eso admiro y amo profundamente a mi pueblo mexicano, ya que somos descendientes de nuestra bella y recia raza de bronce, poseedora de ese maravilloso lema que dice: “Solos somos fuertes, pero unidos invencibles“…

Recuerden, al mal tiempo buena cara y si todos nos unimos iniciando el 2017, con alegría, la esperanza de un nuevo amanecer y sin temor a lo desconocido… Estoy segura que nuestras famosas familias mexicanas prevalecerán juntas, perdonándose, respetándose, esforzándose para ser mejores día a día, protegiendo a nuestros ángeles terrenales de tanta maldad y corrupción existente en nuestra dañada nación y el mundo entero.

No hay que olvidar jamás que la base de un País estable, libre, próspero e independiente, consiste en una real y verdadera comunión familia; de aquella que no es capaz de dejar a un integrante sólo o abandonado a su suerte; esa que no deja de sonreír a pesar de tanta putrefacción existente a su alrededor; ¡sí!, me refiero a esas familias unidas que son capaces de percibir que cada instante de la vida es bello e irrepetible y representa un nuevo reto para lograr la excelencia conjuntamente; la cual todos deseamos adquirir… ¡Para bien de nosotros mismos, entorno, comunidad y adorada Patria!…

¿No lo crees así? Por eso hay que hay que pedir a Dios, poder llenarnos de energía y valor, para llegar a ser esos instrumentos de amor y paz que tanto necesita el mundo entero… ¡Iniciando el 2017!

.

Cariñosamente Ana I.

Search