De fogones y marmitasDe fogones y marmitasGente PV

Historia de la Rosca de Reyes

  • Impulsada la tradición por los comerciantes y panaderos casi no hay hogar en donde no se coma la Rosca de Reyes. Niños y golosos no perdonarían su ausencia.
  • Esta bella tradición que hemos hecho mexicana como tantas otras de origen religioso, es una de las más amenas y divertidas, pues favorece la reunión familiar, de amistades y hasta vecinos.

Héctor Pérez García

.

Esta bella tradición que hemos hecho mexicana como tantas otras de origen religioso, es una de las más amenas y divertidas, pues favorece la reunión familiar, de amistades y hasta vecinos.

Antiguamente en algunas regiones de nuestro país la Fiesta de Reyes tenía otra connotación. Eran los tiempos en que el jocoso barbón vestido de rojo no se había hecho presente en nuestro país.

En mi familia los pequeños esperábamos la llegada de los Reyes Magos el día 6 de enero colocando nuestros zapatos en lugar visible de la casa, de manera que ahí nos dejaran los regalos que habíamos pedido mediante carta formal a los viajeros de Oriente. En la Ciudad de México todavía se lleva a los pequeños a entregar su carta con petición de juguetes al mismo Palacio Postal ubicado por la avenida Lázaro Cárdenas, frente al Palacio de Bellas Artes.

Los regalos para todos aquellos que se habían portado bien durante el año los traían los Santos Reyes, no Santa Claus a quien trajeron los gringos a México. Es curioso y admirable observar el sincretismo religioso que se da en la Alameda Central de la Ciudad de México, donde conviven los Reyes Magos con el gordito barbón, unos montados sobre camellos y elefantes y otro en trineo  tirado por ciervos.

Pero los tiempos han cambiado y con ello las tradiciones. En esta época se acostumbra “partir la rosca” que en su interior guarda una pequeña figura del “Niño Dios”  y el afortunado que la encuentra en su bocado deberá invitar los tamales el día de la Candelaria. (2 de febrero).

Impulsada la tradición por los comerciantes y panaderos casi no hay hogar en donde no se coma la Rosca de Reyes. Niños y golosos no perdonarían su ausencia.

.

El origen de la Rosca de Reyes

Desde el inicio de las fiestas navideñas, incluso antes, estamos viendo Roscas de Reyes en pastelerías, en supermercados, en las redes sociales… Pero es ahora, a escasos días de la llegada de SS.MM. los Reyes Magos de Oriente, cuando adquieren todo el protagonismo de las fiestas, y es que parece que ahora no hay día de Reyes si no se tiene una rosca, es más, en algunos hogares es el desayuno y/o la merienda durante todas las navidades.

Es posible que, en la actualidad, haya incluso quien no sepa que tradicionalmente la Rosca de Reyes se come como postre el día 6 de enero, después una comida festiva, aunque también hay quienes acostumbran a comerlo la víspera del Día de Reyes o el mismo 6 de enero para desayunar, después de haber abierto los regalos.

Pero hay que decir que esta no es la verdadera tradición, la mayoría de personas desconocen cuál es el origen de la Rosca de Reyes, y que nada tiene que ver con la llegada de los Reyes Magos al Portal de Belén.

.

Un poco de historia

Entonces, ¿desde cuándo existe la tradición de la Rosca de Reyes?, ¿cuál es su origen? Pues para empezar hay que decir que lo que al día de hoy se relaciona con el nacimiento de Jesús, se originó con una de las tradiciones paganas, las festividades romanas conocidas como Las Saturnales. Con ellas se rendía homenaje al dios de la agricultura y las cosechas, Saturno, al triunfo de un victorioso general (fiesta del triunfo), y al fin del periodo más oscuro del año, o el inicio de la luz.

Se cree que las Saturnales se celebraban al finalizar los trabajos del campo, la siembra de invierno, tiempo en el que los esclavos y las familias campesinas tenían podían descansar del trabajo cotidiano. Las primeras fiestas Saturnales tenían lugar el 17 de diciembre, con un sacrificio en el Templo de Saturno, en el Foro Romano, con un banquete público al que estaba invitado todo el mundo. El ambiente era carnavalesco y se realizaban intercambio de regalos. Era una fiesta tan apreciada por el pueblo, que se seguía festejando durante varios días, se habla de siete días, del 17 al 23 de diciembre, y las autoridades estatales tuvieron que acceder a esta costumbre popular.

Al parecer, una de las delicias que se tomaban en estos banquetes era una torta elaborada con miel, frutos secos, dátiles e higos, según la leyenda se convirtió en uno de los manjares más populares de la también conocida como ‘fiesta de los esclavos’. Sabemos también que el haba, que actualmente representa el pago de la próxima Rosca de Reyes, se introdujo, posiblemente, en el siglo III d. C., considerándose un símbolo próspero y de fertilidad, así que quien encontraba el haba en su porción de torta, se vaticinaba que tendría un año lleno de prosperidad.

.

La torta de haba

Las fiestas paganas fueron desapareciendo, pero algunas costumbres se siguieron manteniendo en algunos lugares, como la de la torta del haba, que con el tiempo fue convirtiéndose en un roscón, que fue adoptada por la aristocracia y la realeza francesa. La torta y la celebración empezaron a conocerse como Le Roi de la Fave (El Rey del Haba), y había familias que se reunían para comerla y descubrir al afortunado al que le aguardaba la prosperidad por haber conseguido el haba.

No fue hasta el siglo XVIII cuando cambió la interpretación otorgada al haba, cuando el cocinero del rey Luis XV introdujo una moneda de oro como sorpresa en el roscón (aunque hay fuentes que dicen que fue un medallón de oro y rubíes), y claro, adquirió mayor valor. Esta nueva versión se introdujo en España de la mano de Felipe V, pero con el tiempo hubo otro cambio, se sustituyó la moneda de oro por una figurita de cerámica.

.

La tradición

Surge la duda de por qué y cuándo se convirtió en tradición comer Rosca de Reyes el 6 de enero, así como la tradición actual de coronar a quien le toca el rey y de hacer pagar a quien le toca el haba. Pues bien, algunas fuentes cuentan que hubo un periodo en el que desapareció la costumbre de introducir el haba, que se recuperó a mediados del siglo XIX a la vez que se escogía el Día de Reyes para consumir este dulce, y se creaba toda la celebración que hoy conocemos.

Celebración que alguien tendrá que seguir documentando porque se siguen dando cambios en esta tradición, porque ya lo vemos, cada año se crean nuevos roscas diferentes al que hoy podemos considerar original. ¿Cómo será la Rosca de Reyes del que disfruten nuestros descendientes?

Por pronto los mexicanos identificamos la antigua figurita con el niño Jesús y le adjudicamos al afortunado comensal el compromiso de invitar a una tamalada el dos de febrero. Tamales que deben ir acompañados por buenos atoles autóctonos y las bebidas que el anfitrión generosamente decida ofrecer.

En cuanto a los regalos que acostumbraban traer los Reyes de Oriente el día 6 de enero, el gordito barbudo y panzón se adelanta cada año para traer regalos el 24 de diciembre a todos aquellos pequeños que se habrán portado bien durante el año.

.

El autor es analista gastronómico
Sibarita01@gmail.com
Elsybarita.blogspot.mx