Educación y ParentalidadGente PV

Estrés y somatización en la infancia

  • El manejo del estrés inicia en casa, muchas veces son peores nuestros temores que la realidad.

Dr. Jesús Cabral Araiza

.

Estimado lector, muchos de ustedes se preguntarán al ver este título, que quizás es exagerado pensar en estrés en la infancia, pues regularmente sólo lo atribuimos a los adultos, con problemas serios y preocupaciones mayores, ¿no es verdad? Pues lamento contradecirlos y señalarles que es un tema cada día más recurrente en la clínica infantil.

Pero, ¿por qué se estresa un niño? Son tan pequeños, ríen todo el día y juegan como si no existiera mañana. Bueno pues, eso parece más bien un eslogan de comercial. La realidad es que hay mucho estresores en la vida infantil, veamos algunos ejemplos: El hecho de que los padres no lo aprueben en su conducta o incluso que le griten o castiguen puede ser motivo suficiente, además por las propias características del infante, eventualmente se agobia cuando las “cosas” no salen como el las imaginó.

Si a ello le agregamos problemas y violencia intrafamiliar, divorcio, bulliyng, enfermedades, cambio de residencia, muerte o pérdida de una mascota o ser querido, etcétera. Podremos entender que la vida infantil dista mucho de ser esa historia Hollywoodense que quisiéramos pensar siempre sucede con los pequeños, ¿no lo cree?

Pues bien aunado a ello, muchas veces cuando el hijo expresa sus temores puede encontrarse con que nadie lo escucha o nadie lo quiere escuchar, por el contrario, se puede encontrar con regaños o hasta malos tratos, entonces, ¿ahora no le resulta tan descabellado pensar que exista el estrés infantil?

.

Estrés cotidiano

Pero pongamos ahora un tema nuevo en la mesa, el hecho de que los temas que hoy en día a los adultos nos agobia, pues resulta que igual a ellos les causan molestia y es generador de estrés. ¿A qué temas me refiero? Veamos, ¿les suena el caso que ha generado a nivel mundial de un presidente impopular y agresivo con las minorías, los indocumentados, las mujeres y cualquiera que no está con él está contra él? Pues si el caso del presidente de los EEUU repercute en el estado de ánimo no solo de los adultos, igual en el bienestar y salud de los más pequeños.

Por otra parte, las constantes noticias sobre violencia cotidiana en el país, con robos, extorciones y secuestros, no ayudan a un clima de tranquilidad social, pues los hijos que antes solían vacacionar o visitar personas distantes, hoy no lo pueden hacer de la misma manera.

Si a este entorno le agregamos la reciente preocupación y zozobra económica, y las noticias cotidianas de los precios de la canasta básica y particularmente el aumento del precio de la gasolina, tendremos un panorama desolador no solo para las cabezas de familia, los infantes, púberes y adolescentes lo viven y lo recienten. Pero ¿qué hacer ante dicho entorno adverso?

.

No oculte el sol con un dedo

Pues bien, veamos qué podemos hacer, primero y muy importante no ocultar el sol con un dedo, recuerde que hoy en día los hijos tienen acceso a diversos medios de información que incluso llegan a su teléfono personal, de igual manera recuerde que quizás ellos están más informados que usted sobre alguna noticia, pues le han dado seguimiento, antes de darles una lección sería conveniente preguntarles que saben sobre el tema particular.

No es malo mostrarse preocupado, lo que puede perjudicar al hijo es verlo desolado, recuerde que por adversa que sea la situación, usted es el capitán del barco y no puede dar signos de flaqueza, por complicado que sea el panorama deberá buscar palabras de aliento para los más pequeños, ello no significa que usted  no requiera ayuda de la misma manera. Deberá entonces buscar los espacios y las personas o instituciones que podrán ayudarlo, pero ante los hijos o su pareja ser fuerte y planear que hará, juegue con las opciones, plan A plan B etc.

Finalmente, cuando pasa el temporal los hijos salen fortalecidos, de hecho si la familia se mantiene unida es ella la que se beneficia de haber estado juntos. Propicie espacios para la reflexión y el análisis, es válido preguntar a los hijos que harán ante panoramas adversos, se sorprenderá de las atinadas alternativas que pueden plantear incluso los más pequeños.

El manejo del estrés inicia en casa, muchas veces son peores nuestros temores que la realidad, no sobredimensiones los problemas y sea más desconfiado de la gente que circula rumores sin fundamentos, verá cómo sus fantasías destructivas al ahuyentarse mejoran su salud y la de los suyos. Hasta la próxima.