Vallarta hoy:

Murotocracia

Por J. Mario R. Fuentes
jose.reyes@univa.mx

.

Es como un ave de mal agüero que ha cimbrado las estructuras éticas en todo el mundo.

En pleno siglo 21; con todos los avances tecnológicos impensables hace dos décadas, ese pobre albañil, todavía pala, martillo y carretilla con mezcla pretende levantar un muro; que raquítica visión del representante de la nación más poderosa del mundo.

“Lo que estoy haciendo es bueno para Estados Unidos. También va a ser bueno para México. Queremos tener un México muy estable y muy sólido”.

Así lo expresó al término de la firma ejecutiva que plasmó en el documento el irreverente mandatario sin la menor pena de sus palabras ante los comunicadores de la estadounidense y prestigiada cadena televisiva ABC.

Familias completas han intentado llegar a esa nación, no sólo desde México, sino de diversas partes de América Latina.

Se han levantado vallas en no menos  de mil 400 metros al sur de EUA. Obstáculos y balas para los que soñaron una mejor vida. Allí quedaron en el desierto tragados por los carroñeros. Miles de seres humanos de todas las edades fallecidos en su intento.

Desde antes de los noventas se ha buscado ahogar la migración sin resultados; los migrantes siempre buscarán cómo y por dónde pasar “al otro lado”, el desafío es constante.

Una nación como los Estados Unidos de Norteamérica, ha manifestado su rechazo a las tesis antidemocráticas de su actual presidente. Temerarias todas, sin sustento e increíblemente absurdas, ni sus mismos correligionarios las aceptan; el claro ejemplo del ser impositivo se registró esta semana al despedir a la procuradora general interina Sally Yates por no acatar la orden ejecutiva en la que se impide ingresar en EU a refugiados de siete naciones musulmanas: Irak, Irán, Siria, Libia, Somalia, Sudán y Yemen.

La reseña de los traspiés del mandatario norteamericano, como el que cito, se dejaron sentir hasta su Departamento de Estado, donde al menos 100 diplomáticos mostraron su rechazo y suspicacia de la medida a lo que se respondió “cumplan con las instrucciones o que se busque otro empleo”.

Es un sujeto obstinado y demasiado orgulloso para admitir sus errores; su proteccionismo está muy atrás de la razón, no tiene por dónde comprenderse, no tiene lógica.

Levantar muros por doquier para proteger su paranoia y, por otro lado justificar sus órdenes ejecutivas. Diariamente, y lo sabe, pasan a su territorio poco más de 300 mil automotores de todo tipo; por lo menos un millón de trabajadores, estudiantes, comerciantes y visitantes, las negociaciones comerciales superan el millón de dólares, esto lo reporta el Centro Wilson en un reporte de sus investigaciones en la frontera, organismo independiente del país de referencia.

Me pregunto y a usted, anulará estas actividades con otro documento ejecutivo, además del muro ya autorizado. ¿Será capaz de atropellar así a su sociedad? Es como un elefante en cristalería, esto lo leí en algún sitio.

Está visto y comprendido por México y el mundo, a este señor, y repito su nombre porque no quiero hacerlo más famoso; va contra la ecología con su famoso muro, no le interesa, tampoco la integración por sus posturas unilaterales, cancelar visas o elevar el costo de las tarjetas de las llamadas de cruce fronterizo, todo afecta a la economía de ambas naciones.

Decisiones que van contra los principios democráticos defendidos por esa nación y evidentemente chocan con inteligencias emanadas de profundas reflexiones políticas en favor de la humanidad, demasiados agravios hasta hoy conocidos que me hacen recordar una frase la cual ahora acomodo a las condiciones: tan lejos de Dios y tan cerca de Trump.

.

(*) Egresado de la UNAM, maestro universitario desde 1979, fue investigador del ICS, conferencista, articulista, inició su trabajo periodístico en la Revista Proceso, jefe de corrección primera plana de diario El Nacional, reportero y columnista; galardonado en varias universidades del país,  21 años trabajó en el sector público y conformó el SNIM en la Coordinación de Productos Básicos de la Presidencia de la República,  se integró a la Univa en 1989 como catedrático investigador, cofundador del IDEO-UNIVA actualmente es coordinador de Comunicación y Publicaciones  y del  Consejo Político Universitario de esta Casa de Estudios en Puerto Vallarta.

Search