Vallarta hoy:

Fe Cuántica 5, cómo encontrarla

  • Confío en que el lector bien informado no será demasiado duro al juzgar mi intento por escudriñar el tema a través de libros y otras fuentes rudimentarias, esperando encontrar el conocimiento de la Fe Cuántica.

Por Federico León de la Vega
fleondelavega@gmail.com

.

En el artículo anterior expliqué que el vocablo que reúne estas dos palabras, Fe Cuántica, no está en el diccionario; tal vez lo esté yo acuñando, a pesar de que el tema ya ha tenido antes estudiosos más capaces que yo. Significa la alteración de un sistema físico por medio de la convicción.  Tal vez esto sea pretencioso de mi parte, pues es casi equivalente a querer explicar cómo se hacen los milagros.  Para mi propósito haré referencia a hechos que parecen sobrenaturales, pero que debieran ser más comunes, si usásemos nuestras facultades más empolvadas.

En una época en la que la tecnología mueve tantos objetos a control remoto y controla cosas  impensables sin que la mayoría de nosotros podamos ver o entender cómo lo hace, no debiera parecer extraño que una mente superior lo haya podido hacer desde el principio. Tampoco debiera extrañarnos que un ser supremo, creativo, resulte por ahora invisible a nuestros ojos. Es decir, que esté fuera del rango en que nuestros sentidos perciben.

Desde hace muchas décadas ha ido apareciendo tecnología cada vez más capaz de mostrarnos lo que antes no podíamos siquiera imaginar. Mientras a tientas y a locas me atrevo a escribir estos primitivos ensayos, equipado solo con libros y un teclado, en Suiza el CERN o Consejo Europeo para la investigación Nuclear anuncia que por medio de su gigantesco acelerador de partículas espera penetrar otras dimensiones y que “algo o alguien entre de otra dimensión o podamos enviar algo allá”.  Por otra parte, la tecnología para editar genes “CRISPR-Cas” ya está al alcance del público, y a un costo menor del de un automóvil compacto. La edición del genoma humano ya es totalmente posible. Entre los beneficios está el evitar defectos de nacimiento, pero también es posible diseñar bebés al gusto de los padres y aún cruzar  barreras entre especies.  Lo anterior me lleva a pensar en Anubis, el dios egipcio con cuerpo de hombre y cabeza de chacal, encargado de proteger las tumbas y conducir a los difuntos a otros mundos. ¿Será posible que algunas culturas ancestrales hayan sido capaces de mezclar especies? Nuestra cultura actual ya los está haciendo. Además, para quien prefiera los métodos naturales, el bestialismo es ya legal en Canadá.

Ante tanta patente locura, confío en que el lector bien informado no será demasiado duro al juzgar mi intento por escudriñar el tema a través de libros y otras fuentes rudimentarias, esperando encontrar el conocimiento de la Fe Cuántica, es decir, el cómo lograr cambios en la realidad contemporánea, la que por ahora nos ha tocado vivir “no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas” (del libro segundo de Corintios, capítulo 4, verso 18). Confío en que a estas horas ya irán despareciendo los académicos de inclinación recalcitrantemente anti-espiritual, incrédulos de lo que no ven con sus propios ojos, que estuvieron en boga los siglos XIX y XX.  Me propongo encontrar algunos tesoros escondidos de la sabiduría y del conocimiento, y si los encuentro, compartirlos con quienes no quieran andar solamente por vista.

Search