Gente PVRed Interna

Tiempos de sublime reflexión

  • Es tiempo de fortalecer los lazos sabiendo de antemano que la globalización de la economía es irreversible.

Por Humberto Famanía Ortega

.

En esta ocasión quisiera iniciar mi opinión con una frase que definitivamente nos hace reflexionar. Un día más es un día menos en nuestra existencia.

Acabamos de iniciar un nuevo año con un profundo agradecimiento a Dios, porque nos ha permitido vivir un año más que seguro tendrá sombras y luces, pero tenemos la oportunidad de seguir caminando en satisfacer nuestros anhelos. Lo importante es seguir viviendo esta gran aventura que es la vida, don de Dios. La mejor forma de lograr nuestros propósitos resulta conveniente observemos nuestro comportamiento con nuestra familia, nuestro mundo, nuestro México.

Es necesario hacer frente a los retos que vienen para lograr consolidar todas aquellas metas que nos hemos trazado para encontrar la paz y la armonía en nuestras comunidades. Hagamos un frente común para desterrar la inseguridad, corrupción, impunidad, secuestros y desigualdad social que nos genera mucha pobreza. Así nos tocó vivir esta realidad, y tenemos que enfrentarla sin que nos paralicen los actuales acontecimientos generados por la falta de valores y unidad en nuestros propósitos. Sin lugar a dudas la violencia y la paz están en el origen de dos maneras opuestas de construir la sociedad.

.

La no violencia

Ante esta situación invito a esta reflexión: Preparémonos para la 50 Jornada Mundial de la Paz, el Papa Francisco propone: La no violencia; un estilo de Política para la Paz. El mensaje desea indicar, un camino de esperanza conforme a las presentes circunstancias históricas, para obtener la resolución  de las controversias a través de la negociación, evitando que se degeneren en conflictos armados.

En consecuencia estimados lectores, nos invita a vivir la esperanza y el compromiso social. La esperanza es la capacidad del ser humano de superar el mal, con la gracia de Dios y a no caer en la resignación y en la indiferencia.

Debemos evitar la resignación frente a la realidad y luchar por nuestra integridad.

Tenemos la gran satisfacción de vivir en un país democrático, el sistema político mexicano nos hace sentirnos así, donde todos somos iguales, gracias a las conquistas de nuestros próceres que lucharon y algunos hasta perder la vida. La democracia bien aplicada es hasta ahora el mejor sistema que se ha encontrado para que las personas puedan desarrollarse plenamente y elegir libremente a sus autoridades. Son los tiempos de aprovechar nuestras capacidades y ponerlas al servicio de nuestra sociedad donde convivimos y desarrollamos, así como en nuestra Patria. Es tiempo de cuidar nuestro espíritu y alimentarlo con pensamientos positivos, encauzados a buscar el bien común.

Creo firmemente en el ser humano como imagen y semejanza de Dios, y es aquí donde fallamos, porque no nos conocemos y por ende las consecuencias de una mala dirección en nuestra sociedad universal. De aquí se derivan los conflictos por la falta de un orden mundial donde el bienestar implique la armonía necesaria para seguir construyendo pueblos en donde la prosperidad se manifieste, garantía plena de nuestro desarrollo. Es tiempo propicio para fortalecer tu interior para después crecer muy alto y llenar de satisfacciones el paso por la vida donde se logre trascender. En fin recordemos que todos somos muy especiales con características propias, formas de pensar y de actuar.

.

Incertidumbre

En otro tema, para todos es conocido el grado de incertidumbre que existe en torno a la nueva administración en los Estados Unidos de Norteamérica, donde es dirigida por el Sr. Donald Trump y ha generado y sigue propiciando un  clima de preocupación, tanto en el interior de su país como con quienes somos sus vecinos México y algunas naciones. ¿Cómo hacer frente a los vaivenes de las tomas decisiones que pueden afectar nuestra relaciones que por años han sido muy respetuosas entre ambos países? Simplemente tranquilizarnos, saber que el pueblo norteamericano posee a más de 50 millones de latinos que forman parte de su economía y activan su propio desarrollo.

Por otro lado, existe una verdadera división de poderes en este vecino país, en donde la balanza de la justicia se pone a prueba como lo hemos notado en estos días que han propiciado tremendas manifestaciones. En su momento todo volverá a la calma, somos dos países hermanos que nos necesitamos pero que también es necesario cuidar nuestras casas con disciplina y  respeto. Importante el iniciar una verdadera cruzada para corregir muchos errores en la conducción de ambos países, siempre y cuando no se falte a la dignidad de nuestros pueblos. Somos dos naciones donde la reciprocidad debe de seguir tendiendo puentes con mayor fortaleza y los muros sean aquellos donde se bloque a la maldad.

.

Tiempo de fortalecer lazos

Es tiempo de desterrar odios y descalificaciones para volver a la calma. Es tiempo de fortalecer los lazos sabiendo de antemano que la globalización de la economía es irreversible; naturalmente con reglas donde se busque siempre prosperidad compartida. Urge definir cuál será el camino correcto que siembre cordialidad para seguir avanzando en el progreso de nuestras naciones.

-. Hago votos para seguir luchando por encontrar los espacios necesarios para lograr una alianza para la integración de nuestros pueblos. Deseamos de todo corazón una América y un mundo unido donde exista la armonía necesaria y el progreso sea el acicate para construir una vida mejor para todos.-

.