Trump, el gorila “gringo”, anda suelto y amenaza a México

Por Juan Antonio Llanes

.

Hola. El tema tiene una relevancia trascendente por sus implicaciones  y que mejor comentarlo en el medio informativo, el mejor y más leído de la región. Un asunto que ha trascendido fronteras y con manifestaciones populares, tanto en el país, y más allá, en otros países del mundo, caramba, hasta en su propio territorio, el gobierno racista, xenófobo, excluyente, ultraderechista, misógino y agresivo que destapa en sus casi 3 caóticas semanas un mesiánico y turbulento personaje, D. Trump, y que vale la pena reflexionarse y preocuparnos por la trascendencia e impacto que genera en todos los órdenes de México y a su gente.

Y ustedes se preguntarán: ¿En que nos afecta en esta zona del país?

Veámoslo de esta manera. La economía de la entidad vive del turismo y de las inversiones que se realizan en la principal actividad económica. Y qué tal si este demente pone en uno de sus  desequilibrados momentos, todos,  se avienta la puntada de “firmar una orden ejecutiva”, a las que ha sido tan dado, y pone  trabas a quienes le apuestan a hacer negocios por estos rumbos, o porque no, el tipo, impone restricciones de viaje a sus connacionales, a las exportaciones de productos agroindustriales de la entidad, -ya dijo que gravará las remesas de dólares que envían trabajadores nacionales a sus familiares que gracias a ellas sobreviven muchos municipios-.

Nos quedaremos de brazos cruzados? Caramba, por lo menos que sepa que a los mexicanos nos  indigesta su nombre, su ofensiva soberbia y el sello sectario que le imprime a su administración. Tal vez no vaya a pasar nada, pero por lo menos el desahogo, ¿no creen?

Alienta observar que miles de mexicanos están mostrando un alto nivel de conciencia ciudadana a través de demostraciones públicas ciudadanas, -las marchas del pasado domingo, hinchan el orgullo mexicano-, declaraciones de empresarios, políticos, jerarcas eclesiásticos, intelectuales, y un sinfín de publicaciones, protestando y mostrando la indignación de un pueblo que está siendo constantemente agraviado y vilipendiado por la visión cerrada y excluyente de un gobernante irreflexivo, que muestra desordenes de personalidad, que promueve el odio y fomenta un exacerbado nacionalismo que se está reflejando en el trato hacía quienes son diferentes de color, religión, nacionalidad  y preferencias políticas.

Diferimos de quienes opinan que “salir a la calle” no gana nada y que es solo “patriotería barata”.

Manifestarse no es apoyar un gobierno, no a Peña Nieto, o al PRI, al PAN, o a cualquier otro interés ajeno al interés nacional. Es mandarle un mensaje aplastante, no al pueblo de Estados Unidos sino a su gobierno integrado por funcionarios “halcones”, para quienes representamos un país que amenaza su seguridad interna, a su economía, a su poderío comercial, porque por acá somos “bad hombres”.

Presionar a Peña y exigirle que le diga, en todos sus términos “Trump los mexicanos no te queremos. Tenemos dignidad y no aceptamos sometimientos” y no solamente en foros estatales o nacionales, sino mundiales, donde la animadversión hacia el “gringo” loco crece y se apoya a México.

Decirle al gobierno de Peña Nieto: “exígele al orate, que merecemos respeto como país y como pueblo, que respete los derechos humanos de los migrantes, de los mexicanos que viven allá con pasaporte de residencia o ciudadanía. Que no aceptamos intimidaciones ni merecemos el desprecio de su gobierno. Que “le pare a su verborrea agresiva”.

Allá ellos, los norteamericanos que lo apoyan,-que por cierto, son menos que los que lo rechazan-, su “América First”. La subliminal campaña que fomenta  una aberrante “supremacía blanca” choca contra los vientos liberales, democráticos, de apertura, inclusión, y generalizar que los migrantes son terroristas o delincuentes no va de acuerdo en un país donde su Constitución Nacional respeta las preferencias religiosas, de raza, color, sexuales.

Si quiere, que le gaste los 25 billones de dólares que le constaría levantar el aberrante muro, si es que lo dejan sus electores. Que lo paguen ellos, sus contribuyentes, porque ya lo dijo tanto Peña y Luis Videgaray que es contacto con ellos, que México, no pagará.

Ya lo dijeron AMLO, Fox y otros protagonistas de opinión, “unámonos en torno a un proyecto de apoyo a quienes nos representan en el gobierno de México, un frente común para construir las condiciones de apoyo y fortaleza para que en las negociaciones comerciales, de seguridad nacional, migratorias, económicas, etcétera, el  #&?”X? “güero” mesiánico nos vea como un pueblo unido, firme y dispuesto a exigirle el respeto que nos merecemos.

.

NOTITAS DE “BOTEPRONTO”

—Todo está decidido. La mesa está puesta para que el próximo dirigente estatal del Comité Directivo del PRI sea el ex Secretario de Trabajo y Prevención Social, y delegado, ¿todavía? delegado de este partido en el municipio vallartense, Héctor Pizano. Claro, antes se tendrá que hacer una labor de “convencimiento”, -acuerdos-, con dos de los “gallos” interesados en la misma aspiración y que son verdaderos huesos difíciles de roer, el diputado federal Leobardo Alcalá, a quien le pesa su pertenencia en la “divisa” que controla el “dueño” de la UdeG, Raúl Padilla, ya que dicen sería entregarle la iglesia a manos de Lutero, por aquello que también controla el PRD y el otro personaje que será difícil de “convencer”, -no imposible, que conste-, el dirigente de Movimiento Territorial Rubén Vázquez, que pudiera representarle un “dolor de cabeza” a quien tiene la responsabilidad política del PRI estatal, el gobernador Aristóteles Sandoval. Aclaro, este es el escenario del momento.

—En la ocasión anterior mencioné que tanto Raúl Mejía, que seguramente representará a Movimiento Ciudadano, -ya se reunió con el dirigente nacional de M.C. Dante Delgado-, y el priista, Manuel Cota, son a quienes les puede favorecer el apoyo de los votantes para que sucedan al populista y cuestionado gobernador de Nayarit, Roberto Sandoval en las próximas elecciones. Pues bien, un lector, -uno de los tres o cuatro que nos siguen-, nos aseguró que el “bueno” será Hilario Ramírez, el folclórico y pachanguero personaje que presume, “robó poquito” en el ayuntamiento de San Blas. ¿Será?  “Layín”, pudiera obtener unas dos docenas de votos, con su estribillo populachero que utiliza, “contra la voluntad de Dios y del pueblo nadie va a poder”

—Como dicen en mi rancho, “lo que se ve no pregunta”. Ver a Adrián Gómez Meza encabezando a los empresarios del transporte urbano y acordando con el Secretario de Vialidad estatal Servando Sepúlveda, los acuerdos para operar en Puerto Vallarta el proyecto de la reordenación del transporte colectivo, que vendría a darle un orden a la movilidad urbana, “mal pensados que semos”, vemos la figura del líder cetemista Rafael Yerena. Donde hay “negocio” está la mano del ahora diputado federal y Secretario General Adjunto de la CTM a nivel nacional. Ya lo comentaremos en la próxima ocasión.

—Nos vamos. Sonrían y sean felices. Alegrarse o preocuparse. La iniciativa privada, mexicana  y la extranjera, empiezan a interesarse en el proyecto AMLO. Sí, el que promete que de llegar, les quitará los privilegios económicos que perciben los ex presidentes del país. Los contenidos de sus discursos están “bajando” de diatribas y consignas y se oyen comentarios favorables en los medios informativos “gringos”. Que no la vuelva a “regar” y pudiera representar una opción valedera para el 2018? ¿Será la “tercera” la vencida”? Que una, no desuna. Y tengan listas las resorteras si el loco de Trump envía sus tropas como amenazó, “bromeando”. “Fake presidente Trump”, Felipe Calderón.