Vallarta hoy:

Las manos que mueven la cuna, mueven al  mundo

Por Humberto Famanía Ortega

.

Un hecho que no podemos negar es que el protagonismo de la mujer en las culturas ha marcado nuestro tiempo. Sin embargo, no ha sido fácil formar conciencia de la importancia del tema de la mujer porque muchas de las veces ignoramos su trascendencia.

La  mujer tiene características naturales, psicológicas y corporales que la ayudan a cumplir con sus objetivos y metas; que es comunicar la vida espiritual y física. En estos tiempos tan difíciles, es de suma importancia volver a la integridad de la familia porque ellas aportan a la humanidad la ayuda a través  de la ternura, comprensión, dedicación, intuición, entereza y muchos otros valores.

.

El papel de la mujer en la familia

En lo personal soy un convencido del papel responsable que jugo mi madre Doña María Luisa Ortega de Famanía en mi vida, al igual la que juegan mi esposa Mary Elena y mi hija Maryta. Ellas son el pilar de la familia, ayudan a construir un hogar con amor, aunque no se tengan cubiertas todas las necesidades económicas. Por eso la mayoría de nuestras mujeres evitan desencuentros, enojos y discusiones, tratando no se viva de los egoísmos, con  la finalidad de que haya orden y paz.

En la familia nacen los ciudadanos, aprenden a vivir en ella las virtudes sociales que son el fundamento del desarrollo social. Me queda muy claro el papel de la mujer, por eso  mi admiración y respeto ahora y siempre.

.

Conozcamos nuestros puntos débiles

Hoy en día encontramos una sociedad más despersonalizada, individualista y materialista porque efectivamente es en el hogar en donde el ser humano es consciente de su dignidad personal, y adquiere el sentido de responsabilidad consigo mismo y para con  la sociedad. Es por eso que para trabajar por la paz es indispensable conocer cuáles son los factores que la destruyen en México, para estar conscientes de nuestros puntos débiles y eliminarlos si fuera posible: Pobreza y Desigualdad. Corrupción e impunidad. Violencia y vida comunitaria. Baja calidad educativa, entre los principales.

Ya es tiempo que la mujer no se quede indiferente o amedrentada por la difícil situación que atraviesa nuestra Patria, debe estar consciente de sus posibilidades para colaborar junto con su comunidad a solucionar los problemas. Buscar las causas para conocer sus efectos y comprometerse a encontrar nuevos estadios de prosperidad. Lo que es verdad es que estamos descubriendo existencialmente que en las manos de la mujer está el futuro de la humanidad y confirmamos aquella frase que dice: Las manos que mueven la cuna, mueven al mundo.

.

Mayor participación de la mujer

La verdad quise adentrarme en este tema porque hoy en día es importante una mayor participación de la mujer en todas las actividades que hacen propicio el desarrollo del país, pero principalmente en la administración pública. Me consta la lucha por participar con equidad en todas las esferas del país, social política y económicamente hablando; no ha sido una lucha con armas, sino una batalla fincada en la voluntad, inteligencia, responsabilidad, disciplina y sacrificio.

.

Palabras visionarias

Evoco a las palabras de Don Ignacio Ramírez, visionario y pensador mexicano, autor de las leyes de Reforma, quien público en el diario El siglo XIX en 1878 su sentir personal sobre la potencialidad de la mujer:

“Los abusos de distintos sectores de la sociedad para con nuestras mujeres han sido atroces, pero la educación y su superación personal las hará descollar en la vida nacional; y lo que el hombre no pudo hacer con la fuerza bruta, la mujer con su inteligencia natural lo logrará. Por ello insisto, hasta el final de mi existencia, denle la oportunidad a esos seres privilegiados de participar como preceptores de la Patria, y sustituyamos los bordados de sus manos por unas plumas nuevas. La sociedad quedará asombrada de cuán precisas son en el análisis de la realidad política de la nación. Las generaciones futuras de mujeres arrollarán con inusual energía a lo largo de toda la Patria y en las labores más diversas.”

 .

Conozcamos nuestras virtudes

Pues bien respetables lectores, tanto hombres como mujeres tenemos que valorarnos. Hay que reconocer y apreciar mucho nuestras cualidades y nuestros esfuerzos por mejorar. Compararnos con otros o imitarlos no es útil, porque cada uno de nosotros somos diferentes y con una visión particular de la vida. Debemos valorar el tiempo, intentando concentrarnos en el aquí y en el ahora, para no perderlo inútilmente en preocupaciones del pasado o en el futuro; recordando  que un día más es un día menos en tu existencia. Por eso necesitamos mucho cuidarnos para sentirnos bien, motivados y optimistas sobre todo. Nuestras inseguridades y temores son nuestros peores enemigos.

Hago votos para tener el impulso necesario, con la finalidad emprender el camino hacia una democracia sólida y duradera que se alimente de un poder público compartido en los ámbitos nacional, regional y comunal, de la tolerancia, transparencia  y  respeto. Donde los acuerdos y consensos son fundamentales. En el caso de México, se vive una etapa decisiva de su historia.

Se necesita no perder el sentido de ubicación, donde se discuta con mucha objetividad de nuestra inserción en la globalidad, desde la evaluación  de las nuevas desigualdades que están acompañando a este proceso, y de las posibilidades que tenemos para enfrentarlas.

.

Los abusos de distintos sectores de la sociedad para con nuestras mujeres han sido atroces, pero la educación y su superación personal las hará descollar en la vida nacional.

Los abusos de distintos sectores de la sociedad para con nuestras mujeres han sido atroces, pero la educación y su superación personal las hará descollar en la vida nacional.

-. Aceptar que la vida no es perfecta, que las tristezas y alegrías son parte de la existencia humana; la diferencia está en la actitud.-

Search