Vallarta hoy:

Mexicanos incorregibles

Por J. Mario R. Fuentes (*)
jose.reyes@univa.mx

.

Se demostró, los mexicanos son inmunes. No temen a nada ni a nadie, si con la muerte hacen bromas al pato Donald se lo cenan.

Disfrutan las mentiras, chismes y rumores, alarmas extremistas como el fin del mundo, toleran a políticos incapaces y rapaces sin identidad nacional, dos pasos para adelante veinte hacia atrás para quedar en el mismo lugar.

Gran parte de los amigos cercanos y lejanos están desangelados y nerviosos, los mejores días han pasado; el sueño americano se convirtió en pesadilla; por otro lado existe un descrédito nacional a las decisiones públicas. Al perdón otorgado por el presidente Peña Nieto y los desatinos de una camarilla en el poder que no logra atinar un acierto.

La inseguridad ha sobrepasado la pesadilla económica con todo y el deslizamiento del peso ante el dólar o la baja del petróleo mexicano y el temblor de los precios de la gasolina y gas. Habría que aplicar una campaña de vacunación contra la inseguridad y reforzarla para abatir la corrupción. Sé que se escucha como una utopía y tal vez lo sea porque los actores políticos están más preocupados en ofrecer disculpas e impulsar candidatos que en enmendar actitudes. Esto se da en todos los niveles de gobierno, pareciera que la meta de los representantes sociales estuviera en crisis permanente sin solución posible.

Decía el filósofo de Güemes (q.e.p.d) que estamos como estamos porque somos como somos, así que partiendo de la sabiduría popular podría afirmar, sin temor a equivocarme, que todos abonamos a estar así; sin capacidad de respuesta, sin organización para mejorar las condiciones y evitar un mayor deterioro. La corrupción por ejemplo, considerado mal cultural se participa y se alienta con ello para evitar ser multados ahí va la mordida; el compadrazgo la simulación además de piratería a gran escala, prostitución, pedofilia, encubrimiento, asesinatos, todo esto en un escenario nada halagador.

Campañas para repartición de culpas hasta llegar al poder y polarización de esfuerzos y de eso, ya tuvimos más que suficiente a lo largo de todo el sexenio peñista -sólo hay que darse una vuelta por las redes sociales-. Lo que pasa en México, más que ser motivo de preocupación, debe ser causa de ocupación, nadie podría, de forma unilateral solucionar lo expuesto con utopías y mentadas mal repartidas.

Los problemas mencionados y los que se sumen serán parte importante para un buen discurso de soluciones, creación de comisiones o definitivamente más programas para esconder la respuesta con quimeras; mientras tanto las familias continúan padeciendo los embates de políticas equivocadas con un solo objetivo, sacar el mejor provecho de las circunstancias para ganar posiciones políticas en las nuevas elecciones; en Nayarit y Estado de México los ánimos están encendidos, ningún candidato se va a dejar, todos se sienten ganadores.

Le dejo al filósofo Don Fernando Savater:

‘La virtud no es una gracia caída de lo alto a ciertos individuos piadosos o un dócil doblegamiento ante una ley divina o humana, sino la única decisión posible en unas circunstancias dadas. Y cuando digo “única” me refiero a la única que permite triunfar, salir con bien, a la más fuerte, a la que comporta menos carga de muerte. (Criaturas del Aire, Monólogo primero Habla Sherlock Holmes.)

.

(*) Egresado de la UNAM, maestro universitario desde 1979, fue investigador del ICS, conferencista, articulista, inició su trabajo periodístico en la Revista Proceso, jefe de corrección primera plana de diario El Nacional, reportero y columnista; galardonado en varias universidades del país,  21 años trabajó en el sector público y conformó el SNIM en la Coordinación de Productos Básicos de la Presidencia de la República,  se integró a la Univa en 1989 como catedrático investigador, cofundador del IDEO-UNIVA actualmente es coordinador de Comunicación y Publicaciones  y del  Consejo Político Universitario de esta Casa de Estudios en Puerto Vallarta.

 

Search