Vallarta hoy:

El muro de Trump

El pobre Presidente de los E.U., es muy parecido al chiquillo rico, ególatra consentido, egotista, caprichoso al máximo.

.

Por un México mejor

.

El pobre Presidente de los E.U., es muy parecido al chiquillo rico, ególatra consentido, egotista, caprichoso al máximo; que recibe en su casa todo lo que pide sin limitación alguna, sólo para probar a todos los que le rodean… ¡Cuán grande es su poder!

A pesar de haber nacido en una familia y haber tenido cuatro hermanos (eran en total tres hombres y dos mujeres, el hermano menor murió por alcoholismo), Donald Trump se encuentra muy enojado porque después de tantos triunfos económicos… ¡No ha sido capaz de poder gobernar su propia vida!; es ilógico que se ufane ser una persona inteligente para los negocios, y no pudo conservar ni a su primer matrimonio, por no saber lo que significa la fidelidad, compromiso, compañerismo y sobre todo… ¡No tiene ni la menor idea de lo que significan las palabras amor, respeto y dignidad

Es inexplicable su odio contra los inmigrantes de su propio continente, que trabajan honradamente para poder subsistir y ayudar a sus familias que dejaron en su país ¡por falta de oportunidades!, si su Madre, al igual que ellos, también inmigrante, trabajó como niñera ¡dejando sin trabajo a jóvenes Estadounidenses!, ¿lo mismo hizo una de sus tantas esposas!

La diferencia es que su mamá, tuvo la suerte de contraer matrimonio con un acaudalado hijo de alemanes… ¡y su tercer esposa, a él!

El pobre multimillonario, acostumbrado a vivir toda su  vida entre muros, por las diferencias culturales e ideológicas entre sus mismos padres, pues a los 12 años, por problemas en su conducta, su padre, hombre estricto, lo mandó siendo todavía un niño ávido de amor y comprensión hogareña, a un Colegio Militar, y a pesar de tenerlo “todo en exceso”, ¡el infeliz no ha tenido la dicha de conocer el verdadero amor!

Él con su comportamiento, inició un muro con sus hermanos; después con su padre, a pesar de haber tenido una madre consentidora; siguió levantando muros con su primer esposa y su amante; prosiguió el muro con la segunda mujer; ahora entre su tercer esposa y sus caprichos presidenciales; también está creando un muro “aparentemente invisible“, ¡entre sus mismos hijos!

Con sus famosos discursos electorales, ¡erigió un gran muro entre los votantes y ciudadanos de su propia nación!; porque mientras no haga un alto en su infeliz vida para autoanalizarse, perdonarse, aceptarse tal como es, y sobre todo para amarse… ¡Jamás podrá derribar esos muros que construye día a día a su paso, ni mucho menos, podrá hacerlo con su familia, hijos, “amigos” (como el P.N.), pópulo y con su mismo País, que dice amar y proteger tanto!

Con esa arrogante actitud, poco a poco, llevará al caos ¡a la Primer Potencia Mundial!

¿Creen que le va importar lo que el mundo opine de sus estúpidas decisiones?

Ahora más que nunca, ese pobre multimillonario, ¡construirá el controvertido muro con su muy buen amigo el P.N., sólo para comprobar quién tiene el poder y demostrar al mundo quién manda a quién!

Bien dice un dicho popular mexicano: “El que nunca ha tenido y llega a tener… ¡Loco se puede volver! (lo mismo le ha pasado a nuestro ilustrísimo gran Tecutli); pues a pesar de que la pobre niñera se casó con su “príncipe azul“, no hay que olvidar que procrearon cinco hijos, es decir con un total de siete miembros en la familia y sus respectivas obligaciones para con sus criaturas, con gastos de casa, vestido y sustento… ¡No todo fue vida y dulzura, la prueba está en el resultado de su educación (por lo menos un hijo alcohólico y  otro egoísta).

Y tú, ¿qué piensas del famoso Muro Internacional? Si en tus manos estaría el evitarlo… ¿por qué no comienzas a derribar esos muros existentes con tu familia, vecinos, compañeros laborales y sociedad en general?… ¡Sólo inicia con el que existe dentro de ti, y verás que los demás, serán muy fáciles para derribarlos!…

.

Cariñosamente Ana I.

Search