Mujeres divina

Por Nacho Cadena

.

El martes pasado otra vez festejamos el Día Internacional de la Mujer. Todos los días es el día de la mujer, internacional, nacional y local.

Me llama mucho la atención que solo en el Día Internacional se habla mucho del 51% de la población del mundo.

Expertos en el tema son entrevistados, las mujeres famosas emiten opiniones sobre la importancia del género femenino, sus carencias, las agresiones que reciben, la falta de oportunidades y mucho más. Los programas de radio y televisión el día  entero lo dedican a entrevistar a unos y a otras.

Se aprovecha el momento para homenajear a mujeres que lo merecen y a otras que no tanto. En algunos casos, so pretexto de la fecha, se aprovecha para lavar ropa sucia o desempolvar viejas rencillas de género.

Pienso que hay que simplificar el tema e irnos a lo práctico. Las mujeres son las reinas, las soberanas, son el género dominante y que bueno que así sea, por que aunque a los hombres no nos guste, a mí si me encanta, aunque me critiquen, ellas son superiores a los hombres por estas cuantas razones:

.

1) Son las mujeres responsables de la reproducción, de procrear, de generar dentro de su cuerpo una nueva vida. Su misión es mucho más trascendente que la del género masculino.

2) Son infinitamente más fuertes que el género masculino. En las épocas donde lo importante era la fuerza bruta, el poder físico, se les mal llamaba “el sexo débil”. Hoy donde lo que cuenta es el poder psicológico, la templanza, la ecuanimidad, la fortaleza mental, la paciencia, la capacidad de discernir… hoy son ellas las más fuertes, sin duda.

3) Son las mujeres las que van a enderezar este mundo, que en la época de los masculinos “machitos” lo torcimos tanto. Son ellas las que tienen la máxima capacidad de enseñar y sobre todo de educar. Son el pilar de la familia, la sustancia que amalgama, son las que cuidan, unen y con amor guardan el concepto único de la familia.

4) Son ellas, las que en verdad pueden ser madres y padres, mamás y papás. Tienen la increíble capacidad para cumplir cabalmente con las dos funciones. Cuando son madres solteras, admirablemente, en su cuerpo de mujer llevan los dos sombreros, el masculino y el femenino, con naturalidad, sin aspavientos, sin fanfarronadas, simplemente hacen lo que de debería hacer (cuando lo hacen) el papá y desde luego y por supuesto facilito lo que le toca a la mamá. Cuando son madres casadas, que tienen marido pues, también cumplen con lo suyo y por debajito ayudan al “macho” a que haga lo propio; siempre para poder ser buen padre se necesita el empujoncito de la “hembra”, la ayudadita discreta, el recordatorio oportuno, el consejo cariñoso. De plano, no se puede ser padre siendo femenino. Está bien o te platicó más.

5) En el trabajo profesional en la ciencia, la economía, la salud, la política, en el mundo, las mujeres poco a poco ganan su verdadero lugar. La desventaja que tuvieron por años, es que por la educación caduca de  los tiempos, las mujeres no tuvieron la misma oportunidad de educarse. Hoy por hoy las preparatorias y  las universidades están llenas de mujeres y si te fijas bien, las mujeres estudiantes de cada generación son ellas, las mujeres; los mejores promedios, las más dedicadas, las más cumplidas… por eso ahí vienen abriéndose paso.

Muy pronto entonces el mundo será mejor, ya no va a haber el “Día Internacional de la Mujer” y aparecerá por allá algún día del mes de junio o de agosto el “Día Internacional del Hombre”. Será entonces cuando  las mujeres dominen no solo en número sino también en calidad, este planeta hoy tan devaluado. Entonces sí que el mundo será mejor.

.

PERO ADEMÁS

Las mujeres, además de todas esas cualidades, en el mundo  y la sensibilidad, las mujeres son lindas, hermosas, chulada de seres humanos; su figura es más estética, sus movimientos más plásticos, su piel más suave, su mirada más penetrante, su voz más melódica, su caminar mas gracioso.

Son ellas con toda su fuerza muy tiernas, con toda su inteligencia muy sencillas, con todos sus misterios son muy transparentes.

Producen con su sola presencia, pasión, erotismo, sensualidad; provocan deseos, permiten tener sueños, alimentan las fantasías…al mismo tiempo dan paz, sosiego, tranquilidad, confianza.

.

ESTOY ENAMORADO DEL SEXO FEMENINO

Soy un convencido enamorado de las mujeres libres, independientes, autosuficientes y autorrealizadas. Siempre me gustaron las mujeres que estudian, que intelectualmente, se dan al tú por tú con cualquiera, que no tienen límites ni fronteras. Me encanta ver a las mujeres que trabajan y que trabajan bien, con responsabilidad, con aspiraciones con espíritu de superación, con afán de logro. Disfruto mucho ver a las mujeres arrancar desde abajo, con ilusiones, con ganas de ser, con ganas de llegar. Me maravilla verlas emprender, perseguir, perseverar, superar los obstáculos, brincar las bardas, sacar la vuelta a las piedras; realizarse, llenarse de vida, sin pretextos y sin excusas.

Mujeres todas, mujeres de allá y de aquí, mujeres del mundo, mis respetos.

.

QUE NO SE PIERDA

Que la vida moderna no nos haga perder el romanticismo, la coquetería, los momentos de atracción y dependencia simultanea, la seducción, las formas, que los hombres sigamos abriéndole a las damas la puerta del coche, encendiendo sus cigarros, parándonos todos cuando una de las mujeres se levanta de la mesa, darles el paso, caminar el hombre por el lado exterior de la banqueta, cuidar, custodiar, proteger, apapachar a las damas y estas los seres más maravillosos del universo, sigan, a pesar de su estado y sus ocupaciones, siendo mujeres, atractivas, dulces, sonrientes y encantadoras.

Las características de igualdad del hombre y las mujeres jamás deberán orillarnos a pensar que no hay  diferencias, los sexos somos intrínsecamente diferentes, desde el punto de vista anatómico, fisiológico, corporal y psicológico somos diferentes; también complementarios, tanto como un tornillo y una tuerca, que embonan, que se amachambran ¿Para qué servimos el uno sin el otro?

Vuelvo a mi declaración original. Admiro, respeto y aprecio a las mujeres libres de mente, lanzadas, suficientes, independientes y autónomas. Aprecio mucho a las mujeres que trabajan, Reconozco su valentía, su empeño y su gran capacidad de realización.

Admiro más, respeto más, reconozco más, aprecio más aquellas mujeres que además de todas esas cualidades, además son muy femeninas, bonitas por dentro, alegres, seductoras, cariñosas. Mujeres muy mujeres que encuentran en los hombres ya no un sustento, pero sí un apoyo; que encuentran en los hombres una mano tierna y protectora.

.

ME DECLARO FEMINISTA

¡Amo a las mujeres del mundo!

Por hoy fue todo. Muchas gracias. Hasta el próximo viernes.