PAZ-I-TRAN

Hay momentos, días y semanas que el quehacer diario, que es tan lindo, te llena la cabeza, te provoca angustia, desplaza el pensamiento feliz por el tortuoso y feo… De inmediato, antes que llegue la tristeza, a llenarte de entusiasmo, a encontrarte con la alegría, a abordar el pensamiento optimista y a perderte en las redes de la felicidad. Por si acaso, traigo ante ti este artículo sencillo y tierno”

.

Por Nacho Cadena

.

Antes de que naciera yo, hace muchísimo tiempo, antes de que nacieran los abuelos de los bisabuelos de tus tatarabuelos ya existían los poetas, esos que escriben versos.

Los versos se inventaron para recitarlos y para escucharlos, y también para imaginar cosas bonitas, otras raras, misteriosas, mágicas, románticas y amorosas.

Los versos los hacen los poetas y los disfrutan todos aquellos que los leen y estos a la vez al gozarlos van haciendo su propia poesía. Es un fenómeno sin igual de armonía que se logra entre quien los escribe y quien los lee, entonces, de pronto un verso se puede convertir en diez o en veinte multiplicando así por muchas veces la belleza original.

Como el mundo debe de seguir su marcha, me ha parecido conveniente voltear mi vista, mi corazón y mis ilusiones hacia los niños. Así que hoy hablaremos, platicaremos tú y yo mi querido y único estimado lector, de niños y poesía.

Trataré de recordar con tu ayuda algunas obras de poetas que han escrito para los chiquitos de este mundo, hombres y mujeres, que con sus versos han comunicado a los pequeños alegrías, enseñanzas, cantos y juegos, y a través de ellos nos han dado a los adultos tremendas lecciones sobre la vida.

Hoy decidí olvidar al Maestro Champoleón, conocedor profundo de la vida y sus razones, para recordar a tantos poetas que su alma simple y pura han sabido llegar a los niños. Después de cada verso hagamos un alto,  cada quien en su intimidad, para sacar conclusiones o simplemente soltar la risa o lanzar gritos al cielo en forma de canciones. Vamos hoy a quitarnos la rígida vestimenta de adultos (a veces coraza de fierro) y saquemos, rescatemos aquel chamaco que llevamos dentro.

Ayúdame a recordar todo aquello que leímos de niño, vamos a tratar de hacer gala de nuestra buena memoria y vamos tras aquellos cuentecitos poesías.

Para empezar te regalo estas coplas mexicanas:

.

Como versitos me pidan,

versos traigo de a montón
aquí traigo un morral lleno
y un costal sin desatar
y en la copa del sombrero
los que acabo de cantar

Tengo verso sobre verso

y por verso no he de quedar
traigo una cajita llena
y otra que voy a empezar.

.

Con la alegría de estas coplas, que por sí solas definen nuestra intención de hoy, empezaremos, empezaremos a recordar. Tercera llamada.

Y de Argentina, María del Mar Estrella, con ese nombre solo puede decir cosas bellas.

.
EL PREGONERO

Yo regalo semillas

de planetas pequeños.
Tras de mí van los niños,
los pájaros, los perros,
las sabias golondrinas,
los tímidos cangrejos.
Los locos y bufones
y algunos pocos cuerdos.
Regalo agujas finas
y madejas de sueños
para tejer la vida
con diez colores nuevos.
¿Quién quiere mariposas?
¿Quién los raros espejos
donde el que mira puede
ser mirado por dentro?
Acérquense a mis saldos
yo soy el pregonero.
Regalo lunas rotas
Y misterios enteros.
Jugosos corazones,
Y corazones viejos.
Sueños que no se compran
los dan los pregoneros.

.
Y el poeta Colombiano que en unas cuantas palabras nos dice lo que es una cosa.

.

CASA

Ventanas azules,
verdes escaleras
muros amarillos
con enredaderas.
Y en el tejadillo
palomas caseras.
.

Y de la región más ecológica, desde Costa Rica, Gloria Jiménez nos plática de ese personaje maravilloso que tanta alegría ha llevado a los niños.

.

PAYASO

El payaso siempre lleva

su costalito a la espalda,
donde guarda la Alegría,
que en cantidades regala.

¿Cuánta quieres? ¿Te la vendo?
¿Quieres de a cinco o de a diez?
¿No crees que está bien barata?
¿Quieres una, dos o tres?

Un momento:
la Alegría no se vende,
se reparte, se regala;
y el payaso se ha quedado
sin costalito ni plata.

Y de la tierra de Celia Cruz, nos llega el mensaje

Ricos y Pobres.

Mi casa no es mi casa,
si hay quien no tiene casa
al lado de mi casa.
Calabaza, calabaza.
La cosa es que mi casa
no puede ser mi casa,
si no es también la casa
de quién no tiene casa.

.

No recuerdo el nombre del autor, sé que es cubano, qué importa, la lección ya nos la dio.
Y de tierras uruguayas:

.

GRANO DE MAÍZ

Todas las madrugadas
en el buche del gallo
se vuelve cada grano de maíz
una mazorca de cantos.

Y aunque no me lo creas Don Jaime Torres Bodet, ese sí mexicano, sacó de su gran sabiduría la ternura e hizo su:

.

CANCIÓN DE LAS VOCES SERENAS

Se nos ha ido la tarde
en cantar una canción
en perseguir una nube
y en desojar una flor.

Se nos ha ido la noche
en decir una oración,
en hablar con una estrella
y en morir con una flor.

Y se nos irá la aurora
en volver a esa canción,
y en perseguir esa nube,
y en deshojar esa flor.

Y se nos irá la vida
sin sentir otro rumor
que el del agua de las horas
que se lleva el corazón…

.

Y podríamos recurrir al poeta de poetas para niños, aquel que además con oído musical fue capaz de convertir sus versos en canciones, que después de peregrinar logró transmitirlas a todo México a través de aquella famosa radió, la XEW. Cuantas alegrías ha dado el grillito cantor a los niños a través de los años, cuantas piñatas ha amenizado, cuantas bellísimas películas y cuantos sueños bonitos. Pero se me terminó el espacio.

No sé qué pienses de los poetas de los niños. Yo al escribirlos, al recordarlos, al traerlos a la prensa del periódico de hoy, me siento más tranquilo, más sosegado, se me olvidaron los problemas del ayer, los de hoy y los que vienen. Ciertamente ablandan el alma, regocijan el espíritu y despejan la mente. Acerquemos estos libros a los niños de hoy, salgamos a las playas y al malecón y leamos a los poetas de los niños en voz alta, a gritos si fuera necesario. Que todos los escuchen, niños y adultos… así, estoy seguro, no habrá más guerras, ni bombas, ni siquiera películas de horror, habrá, creo yo, hombres y mujeres buenas, generosas, sencillas, que bailen,  que jueguen, que canten y verán la vida con ilusión, con optimismo, con respeto  y tendría seguro muchas, muchas ganas de vivir.

¡Ah! Y también habrá junto al baile y el canto muchas ganas de trabajar.

¿Quién dice que se oponen?