Educación y ParentalidadGente PV

Parentalidad y adolescentes en Vallarta

La cercanía y comunicación con los hijos, esta siempre es necesaria y fundamental para fortalecer la cercanía y confianza parento-filial.

.

Dr. Jesús Cabal Araiza

.

Quizás se preguntará estimado lector ¿a qué viene el titulo presente? Pues bien, permítame proponerle un pequeño análisis y una serie de propuestas que al menos lo hagan pensar un poco al respecto.

Por principio de cuentas, quizá si la vida del adolescente en Vallarta fuera solo vacacionar, no sería mucho problema el qué hacer, pero cuando consideramos que no todos los adolescentes en la ciudad y la región tiene las mismas posibilidades económicas ni las mismas oportunidades sociales o de orientación, las cosas cobran un matiz diferente.

Recordemos que la adolescencia es una etapa “conflictiva” en la que los jóvenes entre los 12 y 24 o un poco más de años, buscan entre otras cosas, su identidad personal, saber a qué se dedicarán el resto de sus vidas, en qué les gustaría trabajar, si desean casarse y tener hijos o mantener una relación de pareja diferente a lo habitual. De igual manera inicia una serie de cuestionamientos no sólo sobre su persona y su hacer en el mundo, de igual maneara lo hace con sus padres o tutores, y esta práctica cotidiana puede llevar unos años para medianamente o completamente encuentren respuestas que lo satisfagan.

Pues bien, en esa maraña de condición del desarrollo se encuentran por igual los adolescentes de Vallarta y regiones aledañas. Ello implica que necesitará lugares para esclarecer sus ideas, para socializar y retroalimentar sus decisiones, espacios para el deporte y la recreación, para la apreciación y desarrollo cultural, entre muchas otras cosas.

En dicha condición, consideración vale la pena evaluar lo que ofrece Vallarta a su juventud. Por una parte tenemos los recursos naturales, que sin duda son un espacio para el deporte, la recreación, la socialización y el esparcimiento. Entre estos recursos están las playas, los ríos, la montaña, los pueblos cercanos, recorridos y campismo. Por otra parte, y ya hablando del recurso enfocado al turismo, tenemos que éste se entremezcla por igual para el extranjero que en calidad de turista llega al destino no solo para disfrutar de los recursos naturales.

Aquí deseo hacer énfasis en los restaurantes y bares, que los hay de muchos tipos y para diversas condiciones socioeconómicas. Para nadie será un secreto que muchos de ellos permiten la entrada a menores de edad con las respectivas consecuencias para estos chicos en diversos sentidos, y por otra parte tampoco será un secreto que muchos de ellos venden bebidas adulteradas que en más de una ocasión han intoxicado de manera grave a más de un consumidor de las mismas.

No es suficiente para los padres saber que las normativas aplicables justamente no se aplican, que la ley es letra muerta para muchos de estos lugares, y que no todos los dueños de estos negocios necesariamente tienen escrúpulos. Por lo tanto necesitamos hacer algo al respecto como padres de adolescentes.

.

¿Qué hacer?

Como siempre, no es que sea un lugar común de sugerencias, pero vale la pena reflexionar con algunas ideas que aquí le propongo. Por una parte la cercanía y comunicación con los hijos, esta siempre es necesaria y fundamental para fortalecer la cercanía y confianza parento-filial, no sólo en la adolescencia, mucho antes de ella ya la comunicación debe ser  integral.

De igual manera conocer las amistades y datos de los amigos y sus familias, y establecer una amistad cordial a fin de poder estar informados en caso de una emergencia con cualquiera de los hijos, no sabemos cuándo pueda ser necesaria la ayuda de alguien más. Por otra parte saber el itinerario del adolescente y las personas con las que sale será de gran ayuda en caso de ser necesario. Indagar si existe alguna aplicación móvil (que sí las hay) para geolocalización en caso de no haber respuesta ante una situación de búsqueda. De igual manera no estará de más dotar a los adolescentes de un curso básico de primeros auxilios en caso de ser necesario. Proporcionar una ficha de identificación impresa con teléfonos de emergencia, que pueda funcionar en caso de pérdida del teléfono o falta de energía del mismo.

Todo lo anterior podrá ser inútil si no lo hacemos de manera responsable instituciones y padres de familia junto con la toma de conciencia de parte de los adolescentes, ello podrá evitar tragedias innecesarias.

.

Hasta la próxima.