Gente PVNutrición Sana

Cuando la obesidad causa la depresión

Por Fabiola Ramírez Vázquez

.

Muchas personas que padecen sobrepeso desde la niñez, se han sentido marginadas por sus compañeros en el colegio y han experimentado un gran rechazo. A medida que el niño crece, su autoestima va bajando hasta llegar, en algunos casos, a llevarles a padecer depresión.

Estas personas están muy pendientes de las opiniones de los demás, poseen muchos  pensamientos negativos sobre su aspecto y su vida en general. A menudo se enfrentan a numerosas dietas que son incapaces de realizar, dado su bajo estado de ánimo, su falta de energía y sus dificultades para relacionarse y para realizar actividades que les resulten placenteras. En estos casos es difícil que el paciente o la persona afectada pueda salir de su circulo vicioso, pues combate ese aislamiento y depresión con comida poco saludable y abundante, lo que hace a fin de cuentas un estomago con más capacidad de llenado, aumenta su estrés, aumenta su oxidación, dañando a la hormona responsable de avisarle al cerebro que ya esta saciado esta es la hormona leptita, al mismo tiempo que aumenta el cortisol.

.

Cuando la depresión es la causa del sobrepeso.

Según el Instituto Nacional de la Salud Mental (NIMH), el trastorno depresivo es una enfermedad que afecta al organismo (cerebro), al estado de ánimo, y a la forma de pensar. Afecta también al ritmo del sueño, al apetito y al concepto que uno tiene de sí mismo.

La depresión suele provocar que la persona se vuelva pasiva, y los medicamentos recetados para tratar la depresión o la ansiedad, provocan con frecuencia subidas de peso.

La obesidad está vinculada con ansiedad y depresión pero, como resultado del exceso de peso corporal.  Habitualmente se considera a la persona obesa como alguien con ansiedad que la canaliza comiendo.

.

Círculo vicioso.

Algunos enfoques psicológicos nos dicen que es un círculo vicioso en donde la ansiedad juega el papel de causa por conflictos no resueltos y la descarga en la conducta alimentaria. Algo complicado y poco creíble para mucho, pero totalmente frecuente y real dentro del consultorio nutricional y psicológico.  Comemos por comer, sin tener realmente apetito, por hábito, por nuestra vida social, estresante y conflictiva. Por esa vía se ingresaría al organismo más calorías de las necesarias y de allí a la obesidad.

Estudios científicos de la actualidad demuestran en muchos casos, que la obesidad es encontrada como causa de trastornos psicológicos.  Lo comprobado señala que la ansiedad y los cuadros de depresión surgen por la alteración de la calidad de vida del obeso.

Se estima que hay un 25% mayor de riesgo según un estudio del “Group Health Coperative” un sistema de salud de los Estados Unidos, las personas obesas se complican con síntomas de ansiedad y depresión.

Resulta curioso que también se probó una disminución del riesgo de caer en el abuso de sustancias tóxicas.

.

Una conducta adictiva.

Según las presunciones psicológicas la obesidad está relacionada significativamente con conductas adictivas, la adicción de comer sería una.

Si crees que estas en estas circunstancias, no dudes en atenderte. Tal vez no sea tu caso, pero el de tu hijo o  el de tu esposo (a) sí.  Además de una dieta controlada con especificaciones concretas, es importante un diagnostico y ayuda psicológica. Trabajando en equipo se superan las pruebas, abajo los teléfonos de citas para atención nutricional y psicológica.

.

Nora Fabiola Ramírez Vázquez.
fabyluchis911@hotmail.com
Citas: 3221392402