Vallarta hoy:

Efectos del muro

Por María José Zorrilla

.

Mientras que Puerto Vallarta ha tenido el mejor cuatrimestre de ocupación turística de los últimos años sino es que el mejor, en Estados Unidos el turismo ha resentido una baja considerable de mexicanos.   Paradójicamente el efecto Trump ha reflejado en lo turístico un beneficio para México.    El periódico el País reportó que por el periodo de Semana Santa y Pascua Estados Unidos perderá alrededor de  mil 600 millones de dólares por la ausencia de mexicanos.  La principal ciudad que ha resentido el bajón (sin descontar los pueblos de la frontera) es la Ciudad de Nueva York.  Ya se prevé por lo pronto una baja del 7% menos de turistas mexicanos a la gran manzana, algo que ya veían venir los newyorkinos.

“Fuimos el primer destino en decirle a Washington que el discurso político que están manejando sí importa y que tiene fuertes repercusiones en el turismo de todo Estados Unidos”, aseguró Fred Dixon, CEO de NYC & Company, compañía de marketing para la ciudad de Nueva York en su reciente visita a la capital.  También mencionó que “Los mexicanos están sintiendo que no son bien recibidos en EU”.  París y la Habana sustituyen a Los Angeles y Houston.

En Expansión también se publicó la preocupación de líneas aéreas como Aeroméxico y Volaris que  han visto disminuir sus expectativas de crecimiento en el tráfico entre México y Estados Unidos, y su preocupación no es menor ya que el 70% de los viajes internacionales fuera de México son a y desde Estados Unidos.  Aducen el fenómeno al alza del dólar y a la incertidumbre de las políticas migratorias de Donald Trump.  Del crecimiento anual que tuvieron el año pasado, Volaris reportó que bajó del 50% al 14.3% en el mes de febrero.  Por otro lado Aeroméxico que tiene un mercado más diversificado en transportación internacional, como lo asegura Expansión, reportó una baja del 10% al 6%.  Ante estas circunstancias, Aeroméxico retiró 6 aeronaves antes de lo previsto que conectaban con Estados Unidos y Volaris reportó fuertes bajas de sus acciones en la bolsa de valores.   Estas son las primeras repercusiones del muro no sólo físico, sino el moral y emocional que ha logrado construir el Sr. Trump y que ha empezado  a pegarles en los bolsillos de los vecinos del norte.  Para los destinos turísticos mexicanos, esta situación puede ser beneficiosa, y Vallarta ha salido airosa en esta primera etapa; no obstante no se trata de crecer a costillas de que otras partes de nuestra industria como la aviación, sufran mermas, porque a la larga también podría repercutir en la calidad de sus servicios.   No estaría mal que nuestros representantes turísticos estuvieran ya entablando conversaciones sobre lanzamiento de innovadoras propuestas para abrir nuevas rutas en sustitución de las que Volaris y Aeroméxico han dejado de operar, para que se las jalen para nuestro destino.  Reconozco que la aviación es ante todo un tema por demás complejo por tiempos y espacios en los aeropuertos,  temporadas bajas y demás factores, pero si las navieras lo hacen, no estaría mal establecer rutas de temporada hacia ciertos lugares en el verano y otras para el invierno.   También está el factor interno.  Alentar de manera más agresiva los viajes dentro del país y generar conexiones entre Vallarta y Cancún, Vallarta y Hermosillo por ejemplo.   Si nos hacen muros tendremos que construir puentes, lema por demás repetido por todos.  Empecemos por los nuevos puentes aéreos de impulso al turismo, la industria nacional por excelencia que por el momento ha logrado sortear bastante bien los obstáculos que se empeña en poner el Sr. Trump;  ahora enfocado más en lanzar misiles y ver como reactiva la industria bélica norteamericana  en el Medio y el Lejano Oriente.   Mientras Trump se empeña en hacer guerras nosotros hagamos paz impulsando cada vez más al turismo.

Search