Vallarta hoy:

¿Y qué si se ríe? ¿Y qué si no se ríe?

Por Gregorio González Cabral

.

Ya parecen  ventaneadoras    hablando  o  escribiendo de  Luis  Miguel.

Que su  Javier  Duarte  se  rió.  Que  cómo  fue la  risa  del  amigo  de Peña  Nieto. Que si    se le miraba el  diente   de   oro   o  ya  se lo  habían requisado. Que  si  se reía  de  sus  captores   o  de  que los de  Guatemala  no lo  hubieran  entregado  del  lado  mexicano.  Que  no, que  se reía  de quienes  apostaban a  que el Barcelona  se  levantaba de  la   goliza.

Como por  encargo,  como    si  fuera  para  distraer  la  atención,  se  soltaron informando   y  opinando  del  trascendental  asunto  de la   sonrisa  de  Javier  Duarte.

¿Qué si se rió?  ¿Eso  evita  que  los gringos  puedan  quedarse  con   lo   que  se robó  aquí  para llevarse  allá?  Para  nada. Riéndose  o  llorando, si  no tiene   credenciales   tan  gruesas   como las  de  Moreira,  le  va  a ir  como  a  los   corruptos  de  la  FIFA, cuando  le  vendieron  a  Putin el  Mundial.

Supongamos  que  en lugar  de reírse,   ese  “modelo del  nuevo PRI”, se   hubiera  puesto   a  llorar,  digo  nada  más   porque le  castigaron  dejando  a su  mujer  libre…  y gastando,  mientras  hace  planas  de: “No  hay mujer  fea… hay   mujeres  pobres”.  El  castigo  de Duarte  es  que  cuanto   gastaba  en aceitar  el sistema,  es nada, comparado  con lo necesario  para las  cremas   que  evitan el  derrumbe   de quienes  caen  en  desgracia,  aparte  de ser  desgraciados.

¿Qué si  Javier  Duarte  hubiera  llorado?  Nada, ninguna importancia, pero  sí mucho  chisme virtual  y  desvirtual.   Que si  hacía pucheros,  que si pegaba  de gritos, que  si se le salían los mocos,  que  le   echaron  pimienta los  de  la  CIA,   que le  salieron  las  lágrimas  con  sólo  pensar  que  volvería a divisar San Juan  de  Ulúa.

Incluso si  se rió  porque lo agarraron  a  él y   no   a su  patroncito  Mansur ¿qué?,  ¿Tampoco  de eso   saben  los   espías  de   Los  Pinos?

Javier  Duarte  no   es el  único, ni   tiene  el  galardón  del más ladrón  gobernador   de los  que  los   mexicanos  hemos padecido. Si se ríe  o  no  se  ríe  es lo   que  menos  importa,  aunque  sea  lo  que  más  divierta.

Tampoco  relatar   cada  día   y  comentar  como  arroz  inflado,  los   sudores   y  pestilencias,  van  a convencer   a  la  población   de  que es el “más corrupto  de  los   políticos  mexicanos… y  ya  está  en  prisión”.

Ante  otros,  ante  “los  de  a de veras”,  es  apenas  un mugre novato,   recién  destetado  del  robo  en  despoblado  a  los  mexicanos.

Ni  en  las  listas  de  “Forbes”  aparece, compitiéndole  a   El Chapo.

Search