¿Quiénes son los enojados y desalentados?

Por Gregorio González Cabral

.

Después de mirar las playas  con igual  gente    que  en las manifestaciones contra Maduro,   en Venezuela,  pero aquí  en  calzones, cualquiera  se pregunta ¿dónde  están  los  irritados, enojados,  desalentados,  decepcionados que   a  diario nos recuerdan   los   analistas políticos?

A   no   ser  que ahora interpreten   que   se  muestran   en   cueros  para    protestar   por   la   pobreza;  que  toman   cheves   de   seis   en   seis,   para  olvidar  el  fracaso   de la  reforma educativa;  y  que  llenan  de   basura las   agradables  playas, como   manifestación  de  la enorme  irritación,  el  enojo  y desaliento,  representados   respectivamente  por:  latas  de aluminio,  pañales  desechables  y  bolsas  de plástico.

No  fue solo aquí donde  se  vivió   el   fenómeno   del  “reventón  mayor”.  Por  supuesto   que Acapulco  es número uno   en    esos   embotellamientos   humanos,  pero  igual   dicen   que   en  otras playas, las  multitudes  acudieron, por  supuesto   que  a  manifestar  su enojo  por  lo   de  Duarte, pero  también  para    juntarse   noche  y  día   a platicar  nada más  de   lo   malo   de Peña   Nieto,  aprovechando   que  no había  interrupciones   por los  horarios   de  trabajo  u  oficina.

Conste  que  ni  las pésimas  carreteras,   como   la   de   Compostela    que  se bloqueó  obligando   a    los   ya  molestos  e  irritados   e insatisfechos   compatriotas,  a   aguantar  horas y horas  de   inclemente   espera  o  más   gastos,  rodeos  y vueltas para hacer  hasta  nueve   horas el  viaje que según  la  Secretaría de Comunicaciones  de Promesas de Políticos,  Pretextos,   Excusas  y  Escusados, “se reduciría ahora    hasta media hora”,    fueron  capaces   de  que  los  del  enorme malestar  y   la comprensible    irritación,  dejaran  de mostrar  esas   sonrisas hipócritas    y  de escuchar   esa  música de  ritmo  frenético,  para  disimular   su  verdadero estado   de  ánimo:  viajar para  protestar  haciendo   pipi   en el   mar del   gobierno.

Usted  los vio  que bien  disimulan.  Pero  a la aguda observación   de  los   analistas  y   anolistos,  no   escaparon  sus  verdaderos  sentimientos,  motivaciones  y estados   de   ánimo:  Están  en   las  playas  por   irritación  delicada,  decepción, enojo  justificado, para    demostrarnos   que   la  situación es delicada  y compleja.

“Esos  ombligos  que ahí  veis”    no  son  pozos de sabiduría,  son  fondos   de irritación   social  justificada,  malestar   profundo   y   advertencia  a  tiempo. Por   algo  en  las  playas  brasileñas,    al   decepcionado  ombligo  le  llaman: “timbre  de  barriga”.

¡Ah  lo  que  es   la  sabiduría    y el   conocimiento   de  nuestro  pueblo,  de  los  “tú  que  estudiaste,  diles”.