Vallarta hoy:

Las  olas  de  mi  tierra 

Se necesita es respetar las bondades de la naturaleza que hicieron posible el obtener un lugar lleno de atractivos emanados de la voluntad del Creador.

.

Por Humberto Famanía Ortega

.

Cuando expreso mis sentimientos, me uno a la naturaleza esplendorosa de esta hermosa región con la finalidad de reencontrarme con la vida. Mil cosas brotan por mi mente, al ubicarme en la realidad de mi universo, quizá miles de telarañas se quieren envolver en mi pensamiento para no dejarme pensar de una vez por todas en el deseo de volver a vivir con alegría los recuerdos del Puerto Vallarta donde me crie y desarrollé para poder alcanzar la cúspide de mis anhelos como una ofrenda en agradecimiento a mi bendita tierra.

.

Nostalgia

Me pongo a analizar la palabra nostalgia, porque siento como un nudo en la garganta, cuando al caminar lento y pausado por malecón modernizado, escucho las campanas de la iglesia y vienen a mi mente múltiples recuerdos. Primeramente el sentir de aquellas enseñanzas donde las catequesis te hacían sentir los pasajes de la vida del redentor del mundo, Jesús, que con respeto y emoción deseábamos imitar, pero sobre todo el compañerismo que se fomentaba entre todos los niños, que nos tratábamos como familia.

Luego tomo un instante para reflexionar, ¿que significa nostalgia?, según los diccionarios; es un sentimiento de tristeza o pena que causa el estar lejos de la patria o de las personas y lugares queridos. O bien sentimiento de pena que causa recordar personas o cosas del pasado. Es esto lo que siento, porque a Dios gracias he salido adelante por los ejemplos de mis padres, hermanos maestros y amigos que supieron aquilatar las cosas positivas por los caminos de la vida y hoy redundan en buenas bases para seguir adelante y sin temor.

.

Mercadólogos de la ignorancia

Se habla en este día de reinventar nuestro destino turístico, para ser más competitivos. Por favor mercadólogos de la ignorancia, su conceptos están llenos de una total desconocimiento, lo que se necesita es respetar las bondades de la naturaleza que hicieron posible el obtener un lugar lleno de atractivos emanados de la voluntad del Creador, y ahora son destruidos por la codicia de unos cuantos patanes, que seguramente pagarán en su momento las infidelidades por su escasa visión, sino al tiempo.

.

Los efectos ya se empiezan a sentir en el cambio climático.

Cierro mis ojos y en silencio a la orilla del mar, recorro cada uno de los momentos más hermosos de mi vida para buscar una vez más esa inspiración capaz de hacer que vuelva a renacer el deseo de vivir a plenitud lo que mi gran Dios nos ha legado. Luego vienen a mi mente pasajes imborrables de inspiración profunda, cuando en un instante llegan como un cántico de amor e identidad para revivir lo que soy y seré siempre, bajo la voz preciosa de una diva a quién siempre he admirado, la gran Señora Rocío Jurado, que dice así en unos fragmentos de esa bella canción que mucho nos identificamos los vallartenses bien nacidos.

“Grabé tu nombre en mi barca, me hice por ti marinero, para cruzar los mares surcando los deseos. Fui tan feliz en tus brazos, fui tan feliz en tu puerto, que el corazón quedó preso de tu cuerpo y de tu piel.”

“Como una ola llegó tu amor  a mi vida, como una ola de fuego y de caricias, de espuma blanca y rumor de caracoles como una ola. Y yo quede prendida a tu tormenta, perdí el timón sin darme apenas cuenta, como una ola tu amor creció como una ola.”

“Bajé del cielo una estrella en el hueco de mis manos, y la prendí a tu cuello cuando dije “te amo”, pero al mirarte a tus ojos vi una luz de desencanto, me avergoncé de mi estrella y llorando me dormí. Como una ola tu amor llegó a mi vida, como una ola de fuerza desmedida sentí en mis labios de amapola como una ola, y me escapé contigo mar adentro, sin escuchar las voces en el viento, como una ola se fue tu amor como una ola.”

Viene a mi mente una parte de una carta al mar de Santiago Nascimento que me hace recordar cuánto debe de ser mi respeto y amor por este gran océano que cubre una costa hermosa llamada Bahía De Banderas:

“Sólo debo de agregar que en aquel día, nació en mi mente la inquietud y el ansia de hacer en verso que en ola y ola Dios a mi vista y sin cesar creaba. Desde ese entonces data la ferviente y abrasadora sed que me arrebata. Es que en verdad, desde que existe el mundo, la voz del mar en mi persona estaba”.

.

Una tierra de magia y encanto

El amor se hace notar en esta bendita tierra llena de magia y encanto; un Puerto de abrigo que por su ubicación geográfica, cumple con llamarle un lugar prodigioso. Hemos sido testigos de amenazas de huracán;  sentimos varias horas a una ciudad fantasma, todos recogidos con nuestras familias y amigos en nuestras casas, orábamos en la espera del impacto de este fenómeno devastador que se aproximaba. Una verdadera muestra de solidaridad a nuestra FE hizo que cambiara su trayectoria y lograra chocar contra la propia naturaleza.

Urgen nuevas medidas que protejan a nuestro entorno, donde los pobladores nos adaptemos a sus propios designios, ya que tratamos siempre de imponernos a ella, he aquí las consecuencias. Son tiempos de crear conciencia, simplemente no destruyamos lo que nos protege; nuestra propia ignorancia y la ambición desmedida por el dinero, nos hacen caer en fuertes tentaciones que logran desestabilizar nuestra armonía. Basta con observar las transformaciones mal logradas en nuestro territorio, es hora de disciplinarnos en la observancia de las leyes de la propia naturaleza, donde los elementos, tierra, agua, aire y fuego subsistan para bien de la humanidad.

.

-.Es por eso que ante los avatares de la vida, cuando reflexionamos de una manera práctica con un sentido de inspiración comprometida con tus raíces, es ahí cuando conoces el verdadero amor por la vida. Surges como una ola, tratando de salir al otro lado dejándote llevar por los vientos que conducen siempre a buen Puerto.-

.

Search