Vallarta hoy:

Métete de redentor… ¡y saldrás crucificado!

No cabe duda que la sabiduría del pópulo es increíble, ya que es completamente natural y basada en la sola observación de los hechos ocurridos.

.

Por un México mejor

.

No cabe duda que la sabiduría del pópulo es increíble, ya que es completamente natural y basada en la sola observación de los hechos ocurridos… Recordé ese dicho, cuando una amiga muy querida me comentó muy triste, sobre cierta vivencia que tuvo en su vida; ya que por tratar de ayudar a una mujer desesperada, debido a la consecuencia de la famosa violencia “familiar”, sufrida desde pequeña… ¡Ahora se repite, pero con su “amor“ obsesivo!…

Por cosas del destino, conoció a ésta desconocida porque llegó a habitar un lugar vecino; la traía un chofer de la localidad y ella con gran ilusión le dijo que esperaba a su marido que en unos días arribaría, y que él se encontraba muy triste porque su papá acababa de morir. Al observar la paga del chofer, bastante elevada, pensó que era una pena tanto abuso.

Días después llegó el marido y ella la fue a buscar para presentárselo; él comentó que tenían tres hijas grandes, pero estaba triste porque su mujer en unos días regresaría a su trabajo y se quedaría sólo, pues tenía pensado quedarse un año, porque necesitaba descansar. Mi amiga  preguntó a la desconocida que por qué no se quedaba mejor con su marido, ya que era tiempo de disfrutar ambos sus vidas juntos; ella lo vio con mucho amor, se le llenaron los ojos de lágrimas, y se dieron un tierno abrazo.

Pasaron unos días y le fue a tocar la puerta para irse a despedir, pero le dijo que en dos semanas regresaría; nuevamente el mismo chofer apareció, y en forma muy confianzuda las comenzó a tutear como si él fuera gran amigo… Cuando el marido estaba solo, acostumbraba a salir al balcón desnudo, sin importarle quienes pasaban frente al lugar; venía su “amigo” el  chofer, para llevarlo a donde él quisiera.

Dos semanas después regresó la esposa, y felices ambos, la fueron a visitar; en una ocasión ella le preguntó a mi amiga que como cuánto salía el taxi a determinado lugar y le respondió que no tenía ni la más remota idea, ya que gracias a Dios ella tenía vehículo, pero que sólo parando un taxi, pronto se enteraría. Así lo hizo, y se dio cuenta que su chofer, tenía tarifas elevadísimas. Ella se molestó con el supuesto amigo chofer, y lo más extraño fue, que el marido se enojó con su esposa…

Un día que mi amiga salía, los vio y se le hizo fácil preguntar si les daba un “aventón”; ellos gustosos aceptaron, pero como traían una mascota, no le permitieron la entrada a la tienda; él decidió quedarse afuera para esperar; cuando salieron, mi amiga se sintió avergonzada, pues él hombre se encontraba sin camisa y dormido en el piso de la salida, abrazando a su perro. Cuando llegaron a la casa,  otra amiga la estaba esperando, y todos comenzaron a platicar, pero de repente se dieron cuenta que, la supuesta esposa, era sólo su compañera y que la esposa “que era muy mala”. Cuando ella dijo que pronto tenía que regresar, porque su hijito estaba cuidando a su papá alcohólico, mis amigas sorprendidas,  preguntaron: ¿Qué estás haciendo aquí mientras tu hijito te necesita ?…

Al día siguiente las dos amigas habían quedado en ir a pasear, pero a la hora de salir, las interceptó la “supuesta compañera”, suplicando que la invitaran porque él estaba furioso, y toda la noche se la había pasado pidiendo perdón a su esposa y se iba a regresar… Accedieron a llevársela y cuando regresaron, se encontraron al chofer con el “supuesto marido”, como si fueran grandes amigos. Saludaron muy contentos y se fueron…

No había pasado mucho tiempo cuando la desconocida tocó de nuevo en el hogar de mi amiga otra vez desesperada y llorando; le dijo que él le había robado sus tarjetas, que el casero le había regresado a él, el depósito, que  ella había pagado,  y ya no tenía dinero ni para el taxi del aeropuerto… Ahí se enteró que su vida había sido un infierno, ya que desde pequeña vivió la violencia en su hogar; el padre de su hijo la dejó, y logró salir adelante trabajando mucho; logró tener una vida económicamente desahogada, pero cuando su madre murió, de nuevo se trajo a su papá con ella.

Al enterase que tenía cáncer, se hizo novia de éste hombre, porque lo conocía desde hace mucho ya que habían trabajado juntos y siempre la trató con mucho amor; y ella gustosa lo ayudaba, porque decía que su esposa era muy mala, y cuando el papá de él murió, quedó desbastado y por eso le regaló el viaje.

Al día siguiente mi amiga la llevó al aeropuerto, pero cuando regresó, el casero estaba furioso, porque él, ella o el chofer se habían robado varias cosas de su casa; y obviamente se enojó con mi amiga porque ni siquiera le avisó, de su partida… Mi amiga, por meterse de Redentora… ¡Salió crucificada!; perdió dinero, el cariño y respeto del casero, el odio del chofer y la confusión de su amiga, al tener que salir con una persona que fue capaz de destrozar un hogar…

.

Cariñosamente Ana I.

Search