Vallarta hoy:

Que apague la luz el último en salir

Por Humberto Aguilar

.

Decir que parece el fin del Partido Revolucionario Institucional es nada, cuando se da cuenta de la cantidad de priistas que se cambian de partido ante la que parece una caída al abismo.

Es como saltar en el último segundo de la escalera eléctrica que de pronto se acelera como loca, es decir, adiós a más de cien años de historia, es cambiar de carril antes de chocar con el vehículo que va adelante… En fin.

Cambiar de partido lo iniciaron Lázaro Cárdenas y el Torquemado Porfirio Muñoz Ledo,  para dar vida al Sol Azteca, que junto con el PRI, van en decadencia, o para ser más amables, diremos que parece que van en decadencia.

Entre los que se alistan para competir en las próximas elecciones con otro partido y los que están en proceso de purgar una condena por delitos de peculado, la incertidumbre del incierto futuro, solo podrá terminar si los electores hacen ganar al próximo candidato a la presidencia de México.

Por cierto, el PRI aún no tiene candidato, solo el Peje habla y actúa no solo como candidato, sino como seguro ganador por el partido que creó al desertar del PRD, que lo llevó al poder en la Ciudad de México.

Para ganar en el 2018 tienen que pasar muchas, muchas cosas.

El presidente Enrique Peña Nieto no tiene el reconocimiento de los mexicanos pese al esfuerzo que hace por dentro y por fuera de nuestro país.

Se le reconoce más en otros países como España, Alemania, incluso en los países de América que en México.

Le costó mucho trabajo y le cuesta imponer los cambios estructurales en el tema de la educación, el petróleo y la determinación de llevar a la cárcel a los gobernantes que le dieron vuelo a la corrupción.

El PRI es sin embargo, un cadáver que se mueve. Las elecciones del próximo junio veremos si ocurre el milagro de levantarse como el mítico Lázaro de La Biblia.

Surgir de sus cenizas, como El Ave fénix, de la cultura griega.

Son tres estados que cambiarán de gobernante, más el de mayor interés es el del Estado de México donde compite Alfredo del Mazo, además de las elecciones internas en Veracruz, por la cantidad de votos que se disputan los candidatos.

Aun así, de no darse una victoria clara del PRI, para el año venidero continuará para los priistas, la incertidumbre de una nueva alternancia posiblemente ante un candidato populista que todo lo tiene resuelto de antemano y sin tener un solo voto registrado a su favor.

Aquí lo he dicho ya: Miguel Ángel Osorio Chong figura como posible candidato del PRI, más aun nada está escrito. Hablar de otro posible, es lo imposible.

Search