Hermano mayor

Por María José Zorrilla

.

Puerto Vallarta ha tenido unos días de ensueño después de los días Santos que este se vinculó con el puente del Primero de mayo.

De mediados de semana hasta el domingo, tuvimos tres eventos de clase mundial, de índole diversa y para diferentes públicos, además del tradicional festejo de la Santa Cruz que concluye hasta el 3 de mayo o quizá se prolongue un poco más hasta el fin de semana que entra. El festival Poético Letras a La Mar que contó con la presencia de poetas de Venezuela, Dinamarca, Polonia, Francia, Canadá y México en donde se rindió un homenaje a Fernando del Paso autor de la afamada novela Noticias del Imperio y Premio Cervantes de literatura 2015. También se le dio el caracol de plata a otro gran escritor y poeta mexicano Marco Antonio Campos y se tuvieron prodigiosas participaciones de amigos y poetas del festival como Carmen Villoro, Jorge Souza y Luis Armenta Malpica además de otras reconocidas figuras de la poesía. Por Vallarta se presentó Adrián González Torres quien recién publicó su primer poemario y fue el encargado de dar la Bienvenida a los escritores el pasado miércoles 26 de abril.

No obstante el éxito, se tuvieron que hacer modificaciones de sede en el último momento porque habría dos presentaciones de libros y conferencias en la OPC ubicada precisamente en la esquina de Aldama y Juárez por donde tendría lugar el descenso ciclista.  Por otro lado, Tony Salcedo un promotor de la Danza regional, que al igual que el profesor Barrios ha llevado muy lejos la representación de Vallarta a través de los chicos y jóvenes que integran el Xiutla del primero y el Ballet Azteca el segundo, logró realizar el VII Festival Internacional del Flolklore, pero imagino también tuvo que adecuar sus presentaciones para no empalmar actividades con el bloqueo del centro.

En el plano deportivo el entretenimiento llegó con grandes emociones al centro de la ciudad, por el evento Down Hill donde chicos y grandes disfrutaron como niños las emocionantes piruetas y saltos que realizaron los ciclistas acróbatas de también diferentes países.  Como en todo, hubo quienes criticaron el cierre del centro en tan importante fecha, sin aviso previo a muchos de los locatarios y residentes.  En efecto hubo algunos anuncios a través de la Asociación de Hoteles y el Fideicomiso, se enviaron correos y publicaciones por parte de diversas instancias, pero quizás la comunicación en este tipo de eventos debiera ser más eficiente hacia la población y la logística en planeación integral de eventos también debiera tener un “Hermano Mayor” que distribuya las acciones y otorgue mejor cauce a los problemas de tráfico que se generarán, porque precisamente por el otro lado de la ciudad, por donde ingresaban los automóviles que evitaban el centro y habían tomado la ruta alterna del Libramiento, también había algunas calles bloqueadas por la conmemoración religiosa de la Santa Cruz que empieza con juegos infantiles que abarcan un par de cuadras en la parte Occidental de la Emiliano Zapata muy cerca de la Calle Venustiano Carranza, convertida en la principal arteria de acceso al centro y a la Zona Romántica.

Resulta esperanzador que la ciudad tenga cada vez más actividades, haya diversidad de entretenimiento y de opciones culturales para habitantes y visitantes, pero creo urge crear ese “hermano mayor” dentro de alguna institución ya existente, fungiendo como centro de registro de actividades en la ciudad, para promover mejor los eventos a nivel local, nacional e internacional, atraer más turismo en fechas menos atareadas y generar las mejores condiciones de movilidad.

A final de cuentas volvemos al asunto de la planeación, una palabra que en México nos cuesta mucho trabajo entender, aplicar y desarrollar.