Los puntos finos de la noche

Por Humberto Aguilar

.

En la boca de todos los aficionados al boxeo se deja escuchar el comentario del combate de mañana sábado en Las Vegas, Nevada, entre el Canelo Álvarez y Julio Cesar Chávez junior.

Hay gran diferencia en la carrera de los dos mexicanos. El Canelo Álvarez descubrió que sus puños son una máquina de hacer dinero y se ha dedicado a amasar una fortuna. Sabe que todo esto es pasajero, que no dura eternamente y por eso decidió solamente pelear fuera del país, vivir de preferencia en el extranjero y se llevó a su familia.

No quiere contacto con sus amigos de Guadalajara, esto aun cuando es un peleador de barrio, ex nevero de San Juan de Dios. Gente humilde, como se puede ver en el físico de sus hermanos y de su señora madre.

Aceptó pelear con Julio César, que es y ha sido todo lo contrario.

Julio César, aun cuando tiene facultades, es un muchacho negado al sacrificio. Desordenado en su carrera, tan desordenado que frente al argentino Maravilla Martínez subió atascado de mariguana.

El Maravilla, en el ocaso de su carrera, lo cacheteó durante once rounds, en el duodécimo con un solo golpe, Julio César lo mandó a la lona. La campana lo salvó y todavía “groggy” le alzaron la mano en señal de triunfo.

.

TE DOY A GANAR

Para esta batalla el Canelo sabe que va a ganar millones de dólares, no le da mayor crédito a Julio César que por su parte, aceptó de entrenador al mejor hombre que pudo encontrar, quién sabe, que le van de por medio muchos billetes verdes en el porcentaje, lo puso a trabajar, lo mantiene muy de cerca y por primera vez el hijo del campeón va a subir sin drogas y en buena condición física.

En las apuestas, el gran favorito es El Canelo Álvarez, la diferencia es ocho a uno con pronóstico de posible nocaut a su favor.

Julio César tiene fama de aguantador, su sólida quijada estará a prueba por unos rounds, según los expertos.

En lo personal, creo que el deporte es de coincidencias y en esto, Julio César tiene a su favor esa victoria de Omar Chávez sobre el hermano del Canelo, la semana pasada.

Así como cayó El Inocente Álvarez, en solo dos rounds, puede ocurrir en la pelea de mañana.

En el boxeo no hay invencibles. En esta pelea de mañana en Las Vegas, la estrategia impuesta a Julio César puede dar resultados.

De cualquier forma, creo que la pelea en tanto dure, puede dejar gratos recuerdos a todos los aficionados.

Son los puntos finos de la pelea de mañana, con la mirada de alguien que ha escrito mucho tiempo del deporte.