Vallarta hoy:

Decir “adiós”

Despegarse emocionalmente significa, entonces, tener la capacidad de continuar con nuestra vida, saberte libre para gozar, no creer que algo o alguien en particular es indispensable para seguir viviendo.

.

Mtra. Hania B. Sosa Contreras
FB Centro de Psicología

.

Particularmente yo consideraba que la palabra adiós era fuerte; por lo mismo suelo adoptar su traducción en inglés “bye” la mayor parte del tiempo. Sin embargo, algo que recientemente encontré es que la palabra adiós también significa asombro, decepción o disgusto. Es decir, puede utilizarse como una expresión de esas emociones. Quizás entonces no es casualidad que la percibo con ese peso.

Decir adiós, desde el punto de vista emocional, debiese implicar o incluir un acto de desapego. Al despedirnos de algo o de alguien sería ideal que incluyéramos en esa despedida la capacidad de realmente desprendernos afectivamente en un sentido positivo; ya que si nos fuésemos también al significado del concepto “desapego” encontraríamos algo relacionado con dejar de sentir interés o afecto, y esto no forzosamente es necesario cuando logramos desapegarnos.

Desapegarse, entendido sencillamente al dividir la palabra en dos, resulta en “no estar pegado a”. Por lo tanto, el desapego se convierte en la habilidad para no estar pegado emocionalmente a algo o alguien; y eso no quiere decir que debamos dejar de sentir afecto o interés. Podemos desapegarnos pero sentir afecto, más no un afecto que nos limite a continuar.

En el transcurso de nuestra vida, existen muchas situaciones o circunstancias que nos van a requerir la capacidad de desprendernos y de soltar. Desde el momento incluso de nuestro nacimiento, le decimos adiós a esa primera guarida, a ese primer refugio que nos protegió durante nuestra gestación. Le decimos adiós a la etapa de bebés cuando comenzamos a caminar. Nos despedimos de la niñez cuando nuestro cuerpo empieza a mostrar nuestros caracteres sexuales secundarios… despedimos el día cuando llega la noche y despedimos la noche cuando suena nuestro despertador por las mañanas.

La vida en sí misma es un constante decir adiós. Pienso que de ahí surge, como todas las especializaciones que existen en la actualidad, la necesidad de una que se dedicará al apoyo particular en el proceso de las pérdidas y, por consiguiente, de las despedidas. La tanatología aporta bastante en ésta área: perder la salud, perder el trabajo, perder una relación y quizás la más dolorosa de todas las pérdidas, la de un ser querido.

Para todas esas despedidas es indispensable un trabajo interior que nos facilite la transición. En ese trabajo se requiere aprender a soltar, aprender a vivir el presente asumiendo la responsabilidad de nuestra felicidad y disfrutando de lo que es, de lo que continúa en nuestras vidas y sacándole el mejor provecho a cada situación que se nos presente.

Despegarse emocionalmente significa, entonces, tener la capacidad de continuar con nuestra vida, saberte libre para gozar, no creer que algo o alguien en particular es indispensable para seguir viviendo, y saber que aquello que se va o aquella persona de la cual nos despedimos, ya sea porque se termina una relación o porque pasa a “mejor vida”, tiene también toda la facultad y el derecho justamente de experimentar eso, UNA MEJOR VIDA.

Por lo tanto, con ese “simple” hecho podemos aprender a sentir gusto, alegría y comprensión por las personas de las que tenemos que desprendernos; ya que independientemente de que sigan en éste plano terrenal o no, debiésemos entender que cuando algo termina, cuando hay un adiós es porque se busca estar mejor de lo que se estaba. Si nos dicen adiós es también porque tenemos ante nosotros la oportunidad de un nuevo inicio…

…y si eso no fuera suficiente, decir adiós también se dice que proviene de la expresión “a Dios encomiendo tu alma”.

Así es que, al menos para mí, de ahora en adelante me será más sencillo por decirles a mis seres queridos ADIÓS; ya sea que sigan en éste mundo o que hayan cambiado de forma, porque “a Dios encomiendo sus almas”.

.

Mtra. Hania B. Sosa Contreras
FB Centro de Psicología
Whatsapp 3221207644

Search