Vallarta hoy:

Hacer la tarea con los niños

Por Humberto Aguilar

.

La falta de un conductor designado me hizo perder la conferencia organizada por Vallarta Opina con Felipe Garrido. El problema no es de alcohol, como pudiera suponerse, sino porque a estas alturas no me arriesgo a conducir ni de noche ni de día.

Me sentí frustrado, pues además de escuchar el tema, saludar a Felipe y a todos los que me dispensan con su amistad, hubiera de alguna forma, tocar alguno de los temas que, por la información que hoy se conoce en nuestro diario, los temas incluso son discutibles, como el de la modernidad, el nuevo siglo y la edad para enseñar a leer a los niños.

Precisamente inducir a la lectura a todo mundo, niños, jóvenes y adultos, no es cosa fácil. De los niños, solo un selecto grupo nace con el deseo de aprender a leer, lo que me motiva a pensar que también se nace con ese hábito, como en muchos otros niños les nace aprender a tocar un instrumento… Cientos de niños oaxaqueños son inducidos a la música y hasta se cuenta con una orquesta sinfónica infantil.

En la historia, muchos genios de la música aprendieron a tocar siendo escolares: Mozart y Beethoven, por ejemplo, hoy en México, fuera de esos niños de Oaxaca, en casi todo el país, inducen a los niños en la delincuencia, como pasa en esos lugares de Puebla, donde se roban el combustible… Delincuentes escudados en niños y mujeres, asesinaron a cinco miembros del Ejército y escaparon.

En otros sitios del país los enseñan a cultivar amapola, a manejar temprano las armas y a disparar, en fin, cosas que ponen los pelos de punta por la calidad de la delincuencia organizada.

.

EN PUERTO VALLARTA

La educación en Puerto Vallarta nos dice que en colegios particulares niños que cursan apenas el pre-escolar, ya deletrean y hacen sumas con el detalle de que algunos ya leen de corrido en uno de sus libros. Lo sé porque mi nieto, de seis años, incluso dibuja con marcado acento de que le gusta lo que hace y hasta me dice que le gusta más la escuela que las vacaciones.

Es de la clase de niños que nacen ya con la afición de leer, de hacer cosas constructivas.

En las escuelas donde los maestros están avalados por un sindicato o por una coordinadora, no cuentan con la voluntad de enseñar, hacen protestas contra las reformas a la educación e inducen a los estudiantes normalistas a cometer atropellos y causar destrozos para obligar al gobierno a que les den plazas en automático… ¿Saben la clase de maestros que van a ser en el futuro?

En forma especial, lo que importa es lo que ocurre o pueda ocurrir en Puerto Vallarta.

En el magisterio local sobran ejemplos de buenos maestros, especialmente mujeres.

El detalle que se debe buscar es que todos los maestros sean ejemplos a seguir.

Los niños siempre van a ser niños deseosos de aprender, lo mismo las malas artes, como las bellas artes, la mejor de todas instruirse y ser vallartenses ejemplares.

Eso, hacer vallartenses ejemplares es cosa de todos los adultos: Padres de familia, maestros y gobierno. Esto, sin duda es un tema que Felipe Garrido quiere que ocurra en Puerto Vallarta.

No estuve en su charla, pero me entero por Vallarta Opina y por algunos amigos que estuvieron presentes.

Además de escucharle, me hubiera gustado saludar a la gente que conozco como nuestro colega Paco Quezada, ya con el pelo cano, a Susana Carreño, con quien no me he llevado bien, pero que admiro por su valor… Hoy la escucho en Radio Universidad, ya un poco más tranquila en sus comentarios, sin dejar la línea que le conocemos.

En fin, que por falta de un conductor designado no estuve presente con Felipe, pero desde hace tiempo, soy asiduo escucha de quienes narran los libros.

A propósito, tengo la idea de reportear el libro más leído del mundo, del cual ya les hablare a su tiempo.

Search