Vallarta hoy:

No tenemos la vida comprada

Por Humberto Aguilar

.

En efecto, Miguel de Cervantes hace más de cuatrocientos años dejó escrito que: “El hombre envejece muy pronto y se hace sabio muy tarde”. El contenido fue dentro de ese libro que conocemos, pero que muy pocos lo leen en el mundo, Don Quijote de la Mancha.

Esto viene al caso porque en el trayecto de nuestras vidas, diseñamos el camino que queremos vivir, con la marca de una palabra que conocemos como destino.

El principio de todo es: Nacer, crecer, reproducirse y morir. En el camino, desde pequeños, el hombre y la mujer pisan marcas invisibles que nos conducen por uno de los miles de caminos que son invisibles, solo interiormente sabemos si son buenos, malos, seguros o con riesgos.

Parecieran veredas en una colina que tiene desde piso firme hasta terracería, donde podemos caer a un precipicio en forma libre, derrapando con los pies o resbalándonos hacia otros caminos que ya con la edad, empezamos a reconocer.

La vida fácil parece ser la más atractiva, nos ofrece recompensas de nuevas formas de vivir, mejores condiciones sociales, para el hombre: mujeres, dinero, tantas cosas que nos deslumbran. Para la mujer: posición social, vida fácil que se convierte difícil, con esa carga que impone su condición de ser la reproductora de nuevos seres que lo mismo le dan satisfacciones, que grandes pesares.

Para hombres y mujeres, la vida no es fácil, el camino del estudio, en México por ejemplo, es muy fácil.

Solo no estudia quien no quiere. Estudiar en nuestro país es de regalo, en otros países además de tener un costo en lo económico, se carece de posibilidades de estudiar, más es una alternativa de mejorar nuestra forma de vivir. Tiene su costo, incluso para los mexicanos.

El dramaturgo español Juan Mayorga, dice que la lectura es el Arca de Noé del conocimiento.

Nuestro secretario de educación, Aurelio Nuño. Motivó a unos niños de Oaxaca a “ler…”, una niña que estaba en su mesabanco, le corrigió: “No se dice ler, se dice leer”.

Avergonzado Aurelio Nuño, se disculpó, pero no logró evitar los miles de “memes” en las redes sociales.

Esto sin embargo, no empaña el propósito, invitar a leer a todos, no solamente a los niños. La facultad de leer es parte de la libertad de los pueblos.

El sistema arábigo, los idiomas, son un conjunto de signos o de letras que se aprenden en la escuela, lo que se necesita, tener el conocimiento de las letras, como lo tenemos en nuestro sistema de educación.

Más el caso aquí, es que todos al crecer, marcamos el camino. Por ejemplo, Manuel Bartlett Díaz ha vivido toda su existencia dentro de la política, desde secretario de Gobernación en gobiernos del PRI, con una lista de cargos y de partidos que parece interminable.

Actualmente es parte del Congreso de la Nación con la etiqueta del Partido del Trabajo… No le ha dado, por cierto, ningún trabajo de saltar de partido en partido, siempre y cuando le permita recibir muy buena cantidad de dinero por casi no hacer nada… O hacer lo que más le conviene, hablar de la política y de los destinos del país, que parece ser lo más fácil. Lo mismo por el PRI, que por el PRD o por el PAN… ¿Qué tal?

El caso es que muchos de estos ejemplares que escogen figurar en la política, no alcanza a envejecer, como ellos hubieran querido… La diabetes, los excesos que te ofrece la vida, acortan la existencia como recientemente lo hemos escuchado en Bahía de Banderas.

Es un ejemplo para todos, que nos conduce a una cosa muy importante: tratar de hacer bien las cosas, evitar los excesos, compartir las buenas obras, pero sobre todo, debemos acercarnos a Dios, que nos ha de iluminar para saber si lo hacemos bien o lo hacemos mal.

Después de todo, nadie tiene comprada la vida. Ese invisible lazo entre la vida y la eternidad de la muerte, nadie sabe el instante en el que se corta y todo termina.

Search