Vallarta hoy:

Transporte público ¿el nuevo nudo gordiano?

Por María José Zorrilla

.

Siempre es un placer leer las columnas dominicales de Eduardo Caccia, que toca temas interesantes de la más variada índole,  con una impecable, grata y fluida redacción, que habla de una mente lúcida, atenta al diario acaecer y aborda la realidad desde diversas perspectivas. En su columna de ayer publicada en El Norte habla del encuentro entre pensadores al estilo “think Tanks” que se denominó Cabo Talks emulando el juego de palabras de las ya famosas Ted Talks.

Allí frente al Mar de Cortés, se tocaron los temas que están sobre el tintero esperando ser resueltos en el país.  Cómo cambiar a México, desarrollo de liderazgos donde las universidades debieran tener un papel preponderante en impulsar a los jóvenes a ser congruentes el decir y el hacer, que el 25% del PIB en el país sea producido a través de empresas de mediana y alta tecnología.  –Para darnos una idea menciona que hace años se hizo un estudio de en qué rango andaba Nuevo León uno de los más avanzados en el tema y apenas llegaba a un 7%-  retomar la vocación agropecuaria y agroindustrial, reforma educativa  orientada a las mega tendencias de hoy día y a la formación de emprendedores más aptos, evitar fuga de cerebros, darle mayor importancia al tema de seguridad, el Restablecimiento del Estado de Derecho y combatir la corrupción e impunidad, y ante todo implantar una reforma fiscal que fomente y apoye a las Pymes, el gran empleador del País, entre otras interesantes propuestas presentadas en el Cabo talks.

Caccia menciona que en uno de los recesos en Cabo San Lucas, consultó a su amigo David Konzevik a quien telefónicamente le preguntó cuál sería a su juicio los tres grandes cambios que México debería hacer y comentó: “cultura, cultura, cultura”  – no sólo en el sentido de conocimiento sino un cambio en nuestro sistema social, una nueva forma de pensamiento que produzca una nueva generación de acciones.

Intrigada por el nombre de alguien sobre quien jamás había oído mencionar, me puse a buscar de quien se trataba. Konzevik es un argentino con cultura renacentista, interesado en analizar el proceso decisorio de los individuos que presiden países o corporaciones, ya que considera que la “historia está fuertemente influida por los líderes públicos y privados”.  Su excentricidad es impresionante, ya que no concede entrevistas para radio ni televisión, ni tampoco escribe, le gusta compartir el conocimiento al estilo antiguo, frente a su público y son muchas las participaciones que tiene en foros y conferencias alrededor del mundo, con jóvenes, con empresarios con políticos y con todo tipo de personas, instituciones e instancias siempre y cuando no haya grabadoras, ni cámaras.  Por lo pronto en Vallarta parece que no tendremos el esperado, ansiado y necesario cambio en el transporte público anunciado por el Secretario de Movilidad Servando Sepúlveda desde el año pasado, para que entre en vigor el nuevo sistema ruta empresa.  Diputados,  CTM, autoridades locales, estatales y líderes políticos; han hecho cada vez más complicada la solución al problema, pues parece que muchos de los propios concesionarios ya están listos para empezar a operar bajo las nuevas condiciones que resulten favorables para todos.  La cantaleta de falta de voluntad política parece ya un mito anacrónico.

Creo que ante la creciente problemática que el transporte público ha venido teniendo en los últimos años en Vallarta, no estaría mal invitar a este gurú del conocimiento, para que desenmarañe lo que cada vez parece estar más intrincado en una especie de nudo gordiano que requiere de una solución creativa, de pensamiento lateral, o de plano una decisión como lo hizo el gran Alejandro Magno, al cortar de tajo el nudo gordiano con su espada y acabar con el mito de una vez por todas.

Search