Para que no se olvide

Por Humberto Aguilar

.

Mayo guarda recuerdos del gran desastre mundial que fue la Segunda Guerra que involucró a todos los países de Europa, a los países asiáticos y a gran parte de América.

La segunda Guerra Mundial terminó oficialmente el ocho de mayo con la rendición de Alemania. El triunfo aliado en Europa tuvo un costo de millones de vidas, especialmente civiles indefensos, mujeres, ancianos y niños perdieron la vida sin saber por qué murieron.

La celebración conmemorativa el lunes en Francia tuvo lugar en el centro de París, en el monumento en honor de El Soldado Desconocido.

Ayer martes, en Moscú, un desfile militar fue para celebrar el triunfo del ejército rojo sobre Alemania, el Comando Aliado permitió a los rusos ser los primeros en llegar a Berlín, luego se dividirían la capital alemana.

.

TERMINÓ, PERO NO TERMINÓ

El final oficial de la Segunda Guerra Mundial fue el 8 de mayo de 1945, mas continuó la guerra en Asia. Japón, miembro del Eje, continuó en lucha durante más de cien días, en los que murieron tropas norteamericanas en las islas que fueron posesión de Japón. Filipinas, Iwo Jima, China, Corea, Indochina.

Batallas con enorme cantidad de pérdidas humanas, en cada lugar para vengar por parte de los norteamericanos el sangriento asalto a Pearl Harbor, en Hawai.

Los sangrientos combates alargaron la contienda los meses de mayo, junio, julio, hasta que el ocho de agosto el ejército norteamericano explotó la primera Bomba Atómica.

La sola explosión mató a ochenta mil japoneses de un golpe, pero fue necesaria una segunda bomba, el 10 de agosto para que finalmente Hirohito, emperador japonés, decidiera su rendición incondicional.

Fue un acto protocolar, en el que Hirohito, vestido de frac, custodiado por sus principales generales de las fuerzas navales, aéreas y de tropa, quienes fueron testigos de la firma en la que Japón quedó en manos extranjeras condicionados a pagar todos los daños ocasionados por la guerra.

.

MI RECUERDO

En 1945, con solo nueve años de edad, escuché sonar las campanas de catedral en Culiacán, capital de Sinaloa.

Fue la señal de la rendición de Alemania, mas en agosto, con la rendición de Japón y la rendición  de Hirohito, los niños cantábamos: “Una bomba atómica cayó en Japón, pa´ quitarle a Hirohito lo fanfarrón”.

No recuerdo como fue pero muchos compañeros en la escuela la cantaban conmigo. Muy lejos de los acontecimientos ignorábamos el desastre de la Segunda Guerra Mundial.

Con el tiempo, al crecer, fuimos enterados de cada batalla, de cada acontecimiento, de los hornos de Hitler donde murieron millones de judíos, gitanos y homosexuales víctimas del odio nazi.

72 años después, Europa está unida, en paz los 27 países que se integraron a la Unión, fortalecidos económicamente, crecen en todo, mas nuevas amenazas surgen como somos testigos de la guerra en Siria, el desplazamiento de millones de seres, los asaltos de los musulmanes extremistas a todos los países europeos e incluso en Norteamérica.

El ser humano se niega a vivir en paz, sin embargo la fe en Dios sigue firme y oramos todos por la paz y el amor entre los seres humanos.