Vallarta hoy:

Las madres innovan, transforman y cumplen su deber como nadie

Por Mtro. Luis Ignacio Zúñiga Bobadilla (*)
direccion.vallarta@univa.mx

.

Las mujeres que son madres emprendedoras ya no se conforman con criar a los niños y realizar trabajos domésticos ingratos y sin reconocimiento.

Su imagen es otra, quedó en la historia esa percepción conservadora hoy la visión es más sensata. Las causas son disímbolas el trabajo de ellas ya se percibe como trascendental; se torna de alto rendimiento en centros laborales o desempeño empresarial así como comercial o de servicios, es una situación que llena de orgullo a las mujeres que son madres estas respuestas inmediatas.

Con cargas de responsabilidades para muchas difíciles de cumplir para las madres que son amas de casa, esposas y con roles estudiantiles, la prueba es mínima se agolpa en ellas la creatividad en una sola dirección: ser productivas plenas con base en la comprensión y valoración de sus ocupaciones. El menosprecio a su desempeño con salarios inferiores a los que perciben los varones las hicieron emprender y repensar su papel en los ámbitos laborales y académicos.

En este 10 de Mayo las felicito de todo corazón, hoy basta observar su participación en diversos ámbitos. Lo delicado del asunto es, desde mi punto de vista, el no dejar que decidan con suficiente libertad lo que realmente desean para ser felices; dedicarse a cuidar a sus hijos, o exigir mayor número de guarderías, iniciar una empresa impulsada por la creatividad e innovación necesaria, planteamiento de todo un programa integral ante institución pública o empresa que requiera expansión, así también estudiar una licenciatura u oficio para lograr su realización plena.

Por su educación emprendedora a mi madre, Sra. María de Jesús Bobadilla; a mi esposa Maggy, mis hijas Alejandra y Vannesa ellas le dan sentido a mi vida e impulsan a seguir adelante.

El instaurar un día para ellas, por decreto de la ONU (1975) permite dimensionar su presencia en el desarrollo de cualquier nación; el terminar con todo aquello que las separa del desarrollo económico, cultural, empresarial o político es una necesidad y responsabilidad de su familia y del Estado en cada latitud del mundo. Se acabaron las barreras lingüísticas, étnicas y de cualquier índole, en estos momentos ellas son indispensables en cualquier proyecto de nación. Madres o no, son seres humanos maravillosos.

Emprendedoras, excelentes administradoras y sabias consejeras, en lo personal tengo la fortuna de tener a mi lado a una excelsa esposa y dos hermosas hijas, Maggy como le llamo de cariño y mis dos señoritas Alejandra y Vanessa, las tres conforman una estructura sólida en mi vida y se han destacado en la academia de manera excepcional, con esa referencia destaco el espíritu emprendedor de las mujeres.

Este día tan especial deseo de todo corazón se rompan las barreras para que aquellas mujeres que deseen emprender lo hagan con plena libertad, que desaparezca la violencia contra ellas, que no se les explote ni en el hogar ni en los centros de trabajo que tengan el trato que merecen porque Las madres innovan, transforman y cumplen  su  deber  como nadie.

.

(*) Director de la UNIVA-PV.

Search