Vallarta hoy:

De huachicol a huachicol

Por Gregorio González Cabral

.

Hasta  hace  algunos   meses,  huachicol  era  el  tequila  adulterado. Lo  hacían   de  piloncillo  con alcohol  y    lo  vendían   en botellas  recicladas   de  vidrio con  tapón  de  corcho   recuperado   o   luego  en  recipientes  de plástico con  tapa  de rosca.   Ya revuelto con  “pesi”  ni   quien  notara  diferencia  en la celebración  de los  triunfos Chivas,  también  conocidas   como  “justos  reconocimientos  arbitrales”.

Ahora  los poblanos  dicen  que   el  huachicol    no   se  bebe,   se  quema.

Que en  huachicol  no    es  de   fabricación casera,  es  de  extracción  de  tubo.

Que  los   huachicoleros  no  son  ya  proletarios   de la  piratería   compitiendo   con  el “tequila”  argentino  o  el  que   dicen  que  venden   en  China con  la  marca  ¡Chin gao!

“Más  antes”   los   huachicoleros   eran  peligro  para  la   salud.   El  afán  de  lucro  les   llevaba  a   echarle  alcohol   industrial  en lugar  alcohol  de  caña  y  como  no   era  para   inyecciones,  torcían  a los  compradores  de  pirata.

Los  huachicoleros  de  ahora  son  más  explosivos.  Cada rato  queman,  levantan  humareda.   Se sienten influyentes    porque “PEMEX  es   del  gobierno”   y  ellos  reciben  información  de  qué  y   a qué  hora   pasará   por  el tubo, aparte  de  entrenamiento  para  sacar   magna   e inyectarle   agua  al tubo  con el fin  de  que no  se registre la   extracción y  aumenten  las  “Mochilas”.

Huachicol  era  una  mala  palabra.  Pero  no   tan  peor.

Search