Consejos de una abuelita modernaGente PV

La piedra

No existe piedra en tu camino, que no puedas aprovechar para tu propio crecimiento.

.

Por un México mejor

.

Un maravilloso anónimo llegó a mi correo titulado “La piedra”

EL DISTRAÍDO TROPEZÓ CON ELLA.
EL VIOLENTO LA UTILIZÓ COMO PROYECTIL.
EL EMPRENDEDOR CONSTRUYÓ CON ELLA.
EL CAMPESINO CANSADO LA UTILIZÓ COMO ASIENTO.
PARA LOS NIÑOS FUE UN JUGUETE.
DAVID MATÓ A GOLIAT.
MIGUEL ÁNGEL SACÓ LA MÁS BELLA ESCULTURA.

En todos casos, la diferencia no estuvo en la piedra, sino en el hombre. No existe piedra en tu camino, que no puedas aprovechar para tu propio crecimiento.

Existe una canción mexicana “El Rey”, de José Alfredo Jiménez, que dice:

“Una piedra en el camino, me enseñó que mi destino era rodar y rodar…” (Eso es dejarse llevar por la derrota, ¿cómo es posible que no se levante para luchar valerosamente contra las adversidades de la vida?)

“Después me dijo un arriero, que no hay que llegar primero, sino hay que saber llegar” (increíble la sabiduría popular)

“Con dinero y sin dinero, hago siempre lo que quiero, y mi palabra es la Ley” (eso lo vemos a diario entre los políticos corruptos amparados por el fuero)

De una forma u otra, siempre encontraremos piedras en nuestro camino, pero si en el primer tropezón nos damos por vencidos… ¡Estamos perdidos! Más en ésta época de tanto egoísmo, injusticias, y sobre todo llena de corrupción.

Pero la grandeza de nuestro pueblo mexicano estriba en que no se deja vencer fácilmente; en cuanto se presenta un temblor de tierra, grandes deslaves que han sepultado pequeñas comunidades, maremotos, ciclones, terribles accidentes, en las cuales nuestra gente queda desbastada, atrapada, en peligro inminente…

¡Nuestro grandioso pópulo mexica, de inmediato recuerda las enseñanzas que fueron legadas por nuestra bella, inolvidable y recia raza de bronce, que dice así:

“Solos somos fuertes, pero… ¡Unidos invencibles!“. Y de inmediato pululan esos héroes y heroínas anónimos, dispuestos a dar su propia vida en pro de sus semejantes.

A remover la piedra que cruzó por su camino, sin importar cuánto dolor y sacrificios, representen para ellos, pues en ese momento de angustia, lo importante es unirse para salvar mayor número de vidas…

No me explico por qué después de palpar tanta misericordia y unión en nuestro pueblo Mexicano, a un grupo de políticos traidores, sin importar el destino de nuestro país, lo están vendiendo al mejor postor extranjero, arrastrados sólo por su ambición desmedida, “por un puñado de monedas“ (tal y como Judas vendió al invaluable Jesús), y lo peor de todo será que se tropezarán con la misma piedra en cuanto se den cuenta del espantoso trato que están cometiendo contra nuestra grandiosa y única nación…

¿Cómo es posible que puedan vender esos poderosos con cerebro y corazón de piedra a nuestro adorado México, parecido a ese “cuerno de la abundancia”, poseedor de todo?

Tenemos fauna, flora, minerales, litorales, islas, petróleo, clima, valiosísimas obras de arte, templos, museos, monumentos históricos, riquezas prehispánicas, invaluables pirámides, y un pueblo fiel, unido en las adversidades; poseemos en una sola palabra… ¡TODO!, de lo que carecen muchas naciones que siempre nos han envidiado y como niños caprichosos siempre lo han querido poseer…

Pero por desgracia, también tenemos a muchos “Judas”, capaces de traicionarnos por un puñado de monedas que quedarán malditas, pues cuando menos lo esperen, les pesará su traición para con su mismo pueblo, tanto como si trajeran una gigantesca piedra atada a su físico y psique, que por desgracia se llevarán entre su huida desbocada a ese país extraño, pero lo más triste es que también enlodarán… ¡A todos sus seres queridos!…

Y tú… ¿Qué haces cuando te encuentras una piedra en tu vida?, ¿sólo la esquivas, o la utilizas para hacer una gran obra de arte en pro de nuestro México querido y sus valiosísimos habitantes?

.

Cariñosamente Ana I.