Vallarta hoy:

¿Perdieron el control político?

Por Gregorio González Cabral

.

Que  en lo  personal  Peña  Nieto   no termine con   la  fuerza  como   para imponer  sucesor,  para nada  significa  que    el  sistema político  -el  de  nuestra orgullosa  Dictadura Perfecta- esté  perdiendo  el   control.

¿Más fuerte,  hábil  y  aventado  que  Carlos Salinas?  No  obstante  tuvo  que tragar  camote y  aguantar   a  Zedillín  como  sucesor. ¿Por  eso  podemos   asumir que  alguna  vez  “se  haya   ido”? Por   supuesto que  no.

El  que   Peña  Nieto  no  la tenga  fácil  para  dejar  a Videgaray,  aun  cuando  puede proponerlo  como   candidato por MORENA ¿por  qué  no?; O  por una  coalición de  PRI-PAN-PRD-PT-MORENA-MOVIDA  CIUDADANA-ALIANZA-ETC.-ETC., como   si fuera   hijo del  cariñoso  padre  Antonio  Echavarría  “El  Viejo”  ¿quién  le  va  a  sacar  a    seguir   sacando por “cumplir  con  lo  que  le  gustaría  a Trump”?, tampoco  significa  que   el  grupo Atlacomulco   se haya  quedado de   pronto  pobre o  manco.

El control  férreo  que  demostraron para  cambiar   cuanta ley  se  les puso por   delante,  sacando  lo   de  la   “reforma   estructural”, con Elba Esther  en el   bote   y los   demás   alineados  y  calladitos, para nada  se  ha  debilitado  y  menos,  desaparecido.  Y si  “El Peje” ya no  espanta  lo  suficiente, tiempo tienen para inventarse  comandantes   encapuchados o   revoluciones  de   ambientalistas defensores  de  la   avispa  brava, apoyados  por el  Parlamento  Europeo,  para alinear  a quienes  “piden  contrato y  no les dan”.

Peña  Nieto  impopular.  Sí. Sus propagandistas  le salieron caros y  chafas.  Todavía en la  silla,  la  gente  lo  trata  como  si  ya  se   hubiera  ido. Le ganaron  feo  la  guerra  de  propaganda. No   le  han puesto vocero  “lo que Peña  Nieto quiso decir”,  pero  más  bien  tratado   era  en  su  momento Felipe Calderón,  “El  Torpedo” -por   torpe y   pedo-, a  quien  ni  Paco Ramírez  Acuña  le  reclamaba “no  agradecerle a  nadie,   andando  en la borrachera”.

Peña  Nieto   termina como los  coheteros:  haga lo que haga,   diga  lo que diga,  deje  de  hacer lo   que deje,  de  todos  modos  le  chiflan.  Ya lo  comentó,  muy enojado, mostrándose  Presidente Alburero: “¡Ningún  chile les  embona!”.  ¿Pues qué contrato  dio  o  negó,  qué  les  hizo  cuando  era “salvador  de México”, como  para   todavía  no   se  la   perdonen?

Pero  el hecho  de que no  deje sucesor, para  nada  significa  que quienes lo pusieron,   hayan  perdido  el  poder  o   lo   estén poniendo  en suerte.  Para  nada.  La Dictadura  Perfecta  goza  de  cabal   salud.  Aquí  sigue  sin  poderse    elegir de verdad  ni  al  síndico  huachicolero   de  algún  municipio  de  la sierra  poblana,  ya  no digamos  a    un  presidente   municipal,  mucho  menos   a  un   gobernador  y  ni   soñar   en  un   presidente de  la República.  Y aquí  no  necesitan  bules  rusos   para  hacer el  entrañable  fraude  electoral.

En estos  juegos  políticos,  la  entrañable  Dictadura  Perfecta  es  dueña de:  los  contendientes,  los  árbitros,  el  marcador,   los   visores,   la Comisión Revisora,  los  jueces   electorales, los  cronistas   y   del  dinero  abundante   para llevar  al   público  a las   “fiestas   de la   democracia”. ¿Alguna  señal   de que  hayan  perdido  el control   de los  contendientes,  del  Instituto del Fraude  Electoral, del  Tribunal  Electoral,  de los  fabricantes  de  boletas  o   de  alguien  de  principio   a fin?

Es  más:  si  no  les  gusta  de  partido, les  hacen  la liguilla   con  puros “independientes”:  El Bronco, Moreira,  Duarte,  Emilio,  Fumamota,  Manlio,  Peje  y  Margarita  de  Torpedo.  ¿Quién se   opone?  ¿Quién  se  sale? ¿Quién brinca?

Así  que  no  se hagan  bolas.   Hay  quien  manda  y   sobran  los  que  obedecen.

Search