Aprendiendo a VivirGente PV

Ser mamá: ¿Es lo mejor que te puede pasar en la vida?

Tener hijos no tiene que ser lo mejor que te suceda en la vida. ¡Lo mejor que te puede pasar en la vida es que tengas la capacidad de disfrutarla!

.

Por Maestra Hania Sosa Contreras

.

A propósito de la fecha celebrada ésta semana, consideré importante dedicar unas palabras para todas aquellas mujeres, que quizás se hayan encontrado ante ese día al año, en que por todos lados les aparece el recordatorio de un posible sueño no cumplido o de una frustración constante.

El día de las madres puede ocasionar un profundo sentimiento de tristeza, desánimo y desilusión para aquella mujer que ha estado buscando un embarazo. Es quizás un día en el que quisieran no salir a la calle, pues por todos lados asumen que “todas las mujeres de cierta edad ya tienen hijos”… así es que si tienes la apariencia de señora, seguro te felicitarán ese día.

Muchas mamás (porque no son la mayoría), llegan a decir que ser madres es lo mejor que les pudo pasar en la vida. Expresan esta frase con mucho orgullo y entusiasmo; sin embargo, creo que conviene puntualizar que no todas las madres coinciden con ésta afirmación, aunque no siempre lo admitan abiertamente.

Existen muchas mujeres que se convirtieron en madres sin haberlo realmente planeado, y si bien en la mayoría de los casos terminan amando a sus hijos y disfrutando del rol de la maternidad, la realidad es que en el fondo admiten que hay otras actividades que disfrutan más que el hecho de ser mamás. ¿Pero a qué mujer se le ocurriría admitir esto en voz alta? Inmediatamente sería catalogada de mala madre. ¿Será acaso que eso en verdad le convierta en mala madre?

He escuchado el testimonio de muchas mujeres que se enfrentan ante fuertes conflictos existenciales por estarse dedicando a los hijos o actividades distintas a las que hubiesen querido, o de las que estaban en sus planes, y no obstante realizan de manera óptima su rol de criadoras… pero si a esas mismas mujeres les preguntaras qué es lo que realmente quisieran estar haciendo, estarían muy lejos de donde se encuentran en ese momento.

Pienso que admitir haber querido que su vida tuviera otro rumbo, no les hace malas madres, ¡por el contrario! Debiese tener un gran valor el hecho de que esa mujer haga a un lado, cambie o postergue sus planes, a fin de poder educar a sus hijos. Lamentablemente éste valor no siempre se les otorga y por ésta razón, las mujeres deberían no descuidar sus sueños; deberían buscar la forma de introducir aunque sea una pequeña partecita de ellos en su día a día.

Además, ¿qué hay de aquellas que no pueden o no quieren tener hijos? ¿Acaso eso les hace realmente ser una mujer incompleta? ¿Será cierto que no habrá otra cosa mejor que les pueda suceder? No lo creo.

Considero sumamente importante, que en la época en que vivimos se le proporcione el mismo valor a la decisión de no tener hijos, o a la aceptación de no poder tenerlos, que el que se le da a una mujer que sí los tiene. Afortunadamente hoy las mujeres tenemos muchas otras áreas en las que ocuparnos además del hogar. Es más, actualmente el rol que está en peligro de extinción es el de ama de casa, por mil  y un razones, pero por fortuna para aquellas en las que en su camino no están los hijos.

Las mujeres podemos disfrutar ampliamente de una vida laboral, podemos gozar del desarrollo profesional o deleitarnos con un oficio en el que no tengamos comparación. ¡Eso también puede ser lo mejor que te puede pasar en la vida! Por otro lado, para disfrutar de los niños no hace falta gestarlos o adoptarlos. También puede uno complacerse a través de los niños ajenos, los sobrinos, ahijados o vecinos.

Finalmente, creo que aquí podría aplicar como suelen decir los animalistas: “ya hay muchos en la calle, ¿por qué no darles hogar a esos?”; y no forzosamente adoptarlos, como ya bien lo decía, podemos darles hogar en nuestro corazón a muchos niños y  jóvenes que ansían un oído que escuche sus quejas o angustias, que anhelan alguien que juegue con ellos porque sus papás están muy ocupados, o que necesitan a un cómplice para sus aventuras. Así, aquellas mujeres que tengan el deseo de saciar esa parte, quizás puedan experimentarlo de esa forma. De cualquier manera, si lidiar con niños o jóvenes no sea tu pasión, también es muy válido.

Tener hijos no tiene que ser lo mejor que te suceda en la vida. ¡Lo mejor que te puede pasar en la vida es que tengas la capacidad de disfrutarla!

.

Mtra. Hania B. Sosa Contreras
FB Centro de Psicología
Whatsapp 3221207644