Vallarta hoy:

Asesinos

Por Gregorio González Cabral

.

Esto  ya  no  es  un mal   gobierno. Es una  falta  de  gobierno,  el  imperio de  la  crueldad  y  el  mal.

En México  se  asesina periodistas porque la revoltura   entre   crimen organizado y  gente del  gobierno, hace  sentir   a  los malvados  que  tienen  la  misma  impunidad   descarada   de los  políticos.  Mientras no  caigan  de  la  gracia de los   gobernantes   pueden  hacer  cuanto  les  ordenen, paguen  o  se les ocurra  para  que les  hagan  corrido.

No  llegamos  a la mitad  de  este  año   y ya  van seis   periodistas  asesinados. El año  pasado mataron  42  periodistas. ¿Alguien  detenido? El  bla, bla, bla,  cínico  de  los  mentirosos políticos.  Las  protestas internacionales   que  para  nada les   afectan, porque  no les tocan sus  fortunas  faraónicas  mal   habidas. Y  la  gente  entretenida   con  horas  y horas de   necedades   de  cantantes   escandalosos  y chismes   de hijos  de boxeadores  hábiles  para tomar el pelo. Indiferencia  absurda  del  público,  mientras le  roban  hasta  su  derecho  a  saber.

Donald  Trump  es una  mala persona llena  y promotor  de odios.  Aborrece   a   determinados  periodistas y  medios.  Pero no  por ello,  los    del  gobierno  o  las  pandillas   de  Estados Unidos,  con  sus temibles  mafias,  se  sienten  con  posibilidad  de  andar  matando  a los   periodistas,  aunque  los   aborrezca  Trump,  porque    saben  que    la  población  estadounidense, no  se los soportaría.   Defienden su  derecho  a ser  servidos por  periodismo  simpático,  antipático,  de  calidad  o  vulgar en  extremo. Defienden  sus libertades.  Porque las libertades no   de  “piden” a los gobernantes,  se   ganan,  con “lo  necesario”  por  delante.

Aquí  la  “narcopolítica”  lleva años  matando  periodistas  y  no  pasa  nada. Se atienen  a sus ligas   internacionales  y  a la población  atemorizada  y  cada  vez  más  enajenada o  insensible. Indolente  y  fatalista, como  la   necesitan  las   dictaduras   tropicales.

“Narcos”, “huachicoleros”, “polis”,  “extorsionadores”,  “guardias”, “normalistas  anarquistas”, “sub comandantes  indígenas”, “conejeros  en  conexión  con los  bancos”…  todos  del mismo  tronco  del  poder-corrupción- impunidad   que  tiene  aterrada   a la población que todavía cuenta con los  recursos   para sentir libertad.  La  demás  gente  está  dejada  al  olvido    y  a su  suerte.  Salarios  de  hambre.  Mano  de  obra   mexicana,  ofrecida como   de  esclavos  desde el  infame  Zedillo.  Ignorancia  e  indolencia  promovida   desde  el poder, con   el  “Pan  y circo”  de los     degenerados   gobernantes  enterradores  del  Imperio  Romano. Los cuentos  democráticos  de  la Dictadura Perfecta.

Por supuesto   que  la  UNESCO  también “condenó” el   enésimo  asesinato  de un   periodista en   México.   Faltara   más.

Pero   cuanto  se le   ocurre  es “pedir a las  autoridades mexicanas lleven a  cabo una  investigación  minuciosa para  asegurarse  que  este  crimen no   permanezca impune”. ¿Es burla o  qué? ¿Quieren la “verdad  histórica”?  Lo  confundieron. Lo mataron para robarle la   camioneta.  Fue  extraño suicidio  de    veinte   balazos.  Ah,  pero eso sí: El  Peje  nos va   a  defender. ¡Ah  sí!  Ya   estarás   Subcomandante  Marcos, cuñado    de  PRI.

El  recién  asesinado  Javier  Valdez,   recién había  explicado  a la  agencia  de noticias  EFE: “El  periodismo  que  se hace  en  México,  se hace  solo, no tiene   sociedad alrededor,  se hace solo… los  gobiernos   corruptos imponen  silencio  a punta  de  bala o dinero”.  Ahora  le tocó  a    Javier   y  desde Nueva  York   el  Comité  de  Protección  a   Periodistas,  poéticamente  comentó: “…una  sombra  de  silencio  se    expande por el país”.

No  hay  problema.  Mientras  no   vomite  Alejandro Fernández,  todos los  tragos  se  aguantan  en  este país.

Search