Reportaje retrata el drama humano de la hambruna en Venezuela

Washington
Notimex

.

El drama humano de la hambruna diaria y de la escasez de medicamentos en Venezuela, incluidos aquellos para tratar el cáncer infantil, fue presentado hoy por la cadena CNN International como parte de una investigación encubierta.

El reportaje “Luchando para Comer en Venezuela” retrata la vida diaria de la familia Díaz, en cuyo refrigerador aparece sólo una pequeña piña y las pequeñas hijas se alimentan sólo con arroz, uno de los pocos alimentos que pueden comprar con sus ingresos mensuales de 20 mil bolívares (unos 45 dólares).

“Con tasas galopantes de inflación, los precios de la comida no están al alcance de muchos venezolanos”, señala el reportaje.

Un pequeño contenedor con agua cuesta 200 bolívares y una cubeta completa unos dos mil bolívares, mientras que una canasta con alimentos básicos se cotiza en unos 60 mil bolívares.

En su reporte, los periodistas dijeron ser testigos del deterioro de la vida diaria de los venezolanos y destacaron que ahora es común ver a personas buscando comida entre las bolsas de basura arrojadas en las esquinas.

De acuerdo con datos de la Encuesta sobre Condiciones de Vida en Venezuela(Encovi), los venezolanos perdieron más de ocho kilogramos de peso corporal el año pasado a raíz de la escasez de alimentos.

“Pienso en el futuro, siempre pienso en eso. Espero que esto cambie y que uno pueda conseguir la comida más barata”, señaló la señora Díaz.

La familia vive en las orillas de un drenaje, además de que carece de agua potable, por lo que todo líquido para consumo debe ser comprado.

Los periodistas de la cadena entraron a Venezuela, a pesar de que el gobierno del presidente Nicolás Maduro prohibió la operación de CNN en Español en el país.

“Tuvimos que ir encubiertos para reportar y mucho de nuestro trabajo fue hecho subrepticiamente para evitar ser arrestados”, revelaron los periodistas Nick Paton y Marilia Brocchetto.

En un reportaje separado, los periodistas relatan la historia de Daniela, una niña de cuatro años, cuya pierna izquierda tuvo que ser amputada debido a la escasez de medicamentos contra el cáncer.

“Tanta gente está hambrienta que los procesos políticos normales son cosas del pasado y la inquietud está por todos lados. Las protestas callejera son frecuentes, confrontadas con la fuerza pública y con frecuencia letales”, expusieron los periodistas.