Centrar la inteligencia en el TLCAN para ganar-ganar EU-México-Canadá

Por Mtro. Luis Ignacio Zúñiga Bobadilla (*)
direccion.vallarta@univa.mx

.

Realmente es lo que hace falta, un calendario más agresivo para negociar el Tratado de Libre Comercio (TLCAN), tal como lo expresó el representante del área respectiva de Estados Unidos de Norteamérica Wilbur Ross.

Sea benéfico, como manifestó W. Ross “un nuevo acuerdo trilateral o dos bilaterales” con Canadá y México. Realmente me quedo con la opinión emprendedora del licenciado Ildefonso Guajardo, titular de la Secretaría de Economía de México en el sentido de no bajar la guardia aunque tampoco ser revanchistas, sino por el contrario buscar un punto de acuerdo y que los participantes queden conformes.

Lo más importante es emprender con objetivos claros hasta encontrar acuerdos entre los participantes que les sean redituables; lo que veo es la inminencia de la firma, es un tratado firmado desde hace más de dos décadas, en ese lapso se han visto modificaciones en la forma de negociar una vez que se conoció el triunfo del actual mandatario estadounidense.

Me sorprendieron las palabras del mandatario Donald Trump “Pensé que sería más fácil ser Presidente”. Entre las dificultades del mandatario está la renegociación de varios tratados con el mundo global, entre los cuales está el TLCAN; a 100 días el señor Trump no ha logrado sus objetivos al verse sus llamadas órdenes ejecutivas cuestionadas por el poder judicial de su país; la construcción de un muro que no obtiene recursos etiquetados por el Congreso y la negativa de renegociar el tratado en cuestión.

Dentro del seguimiento que he dado a este asunto tan importante para México me he percatado del trabajo del señor licenciado Ildefonso Guajardo, y también del titular de Promexico Paulo Carreño King, quien ha seguido y enriquecerá sin duda el trabajo de su antecesor el gran emprendedor Francisco González Díaz quien tengo entendido se fue a dirigir el Banco de Comercio Exterior (Bancomext). Ellos tratan de bajar la incertidumbre que existe en el ambiente propiciada por indecisiones del mandatario de EU.

Digo lo anterior porque a finales del mes pasado pareció que D. Trump finalmente accedería a la firma, situación que causó sorpresa a los negociadores; sin embargo y en su estilo de retroceder declaró de inmediato que de no lograrse un beneficio para su país, el licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de México y Justin Trudeau, primer ministro de Canadá tendrían que esperar. Aunque entre líneas Donald Trump tiene conciencia de las consecuencias para la economía de su país.

Las explicaciones del licenciado Ildefonso Guajardo en el sentido de mantener firme a México en la negociación y como él ha dicho “no bajar la guardia” hasta encontrar puntos de coincidencia para que las economías consideradas como emprendedoras del TLCAN tengan las retribuciones correspondientes no está lejos de lograrse.

Ahora bien, no puede perderse de vista que la composición para emprender la aceptación de la firma hace más de dos décadas era diferente a la actual y eso puede complicar la operación de la renegociación que mantiene en la incertidumbre a la sociedad mexicana en particular. La cámara actual es pluripartidista lo cual no sucedía antaño. Espero que esto no sea un obstáculo, aunque en la mira está Centrar la inteligencia en el TLCAN para ganar-ganar EU-México-Canadá.

.

(*) Director de la UNIVA-PV.