Las movidas chuecas de “Movimiento Ciudadano”

Enrique Alfaro.

.

Por Gregorio González Cabral

.

Su  Alteza  Nada Serenísima,  Enrique Alfaro,  dice  que  son “pendejadas” las  que suben   a las redes   sus empleados  favoritos  en la corte   imperial  de  Guadalajara.

La   semana  pasada estos  juglares   más  que bien  pagados con en  el dinero  de los   tapatíos,   tuvieron  la ocurrencia de   avisar  en  el espacio  de  “Movimiento Ciudadano”  que  el    gobierno de Aristóteles  Sandoval  había  desviado  17   mil   millones  de pesos.  Chisme  de  lavadero  en la  redes  desde  hace  rato que  por las  dobles  contabilidades  y  otras  truculencias  que  no   acaban  por   convertirse   en leyenda  urbana.

Para  pronto  del  gobierno  de  Aristóteles,  a  través  de Gonzalo Sánchez, negó  lo  del  desvío  y  amenazó    con   acciones  jurídicas   contra  los  de  las    “pendejadas” repetitivas.

A los pocos  días  uno   de los  favoritos  en  la  corte  de  Su Alteza,  Ismael  del Toro,  salió  con un: “Repruebo  la  publicación  errónea  que acusa  de  desvío   al   Gobierno  de Jalisco…”.  Así,  arrepentido, pero  medido,  sin  pendejear  a  sus compañeros  “pendeciudadanos”.

¿Será   suficiente?  Suponemos  que  no.

El  anuncio   de los  de  la  “Movida Ciudadana”  es  explícito,  directo:  una  fotografía  de Aristóteles    con  letrero  debajo de “Ha  desviado  17 mil  500 MDP”.  Escudos de  la   aguilita  del negocio  del político  Dante Delgado,  con  texto: “Movimiento  Ciudadano… Si  no  existiera   fuero,  los corruptos pagarían  sus  delitos  de  manera   inmediata. ¿Qué  opinas? Ayúdanos  a  exigir #No más fuero. (Para que no quedara  duda:   letrero  a   color: Jorge  Aristóteles  Sandoval,  Gobernador   de  Jalisco”).

Nada  que  deba  quedarse en  la  tímida  disculpa  de “publicación  errónea”. Sobre  todo porque  la “pendejada ciudadana”, dicen  que fue  asunto “a   nivel  federal”.  Es  decir:   que   el  íntegro,  congruente,  decente  líder   del  partido  político “Movimiento Ciudadano”,  favorecido   por   el gobierno federal   con   la franquicia  del  “MC”,  fue  quien  les  dijo  que  se  bronquearan  con el   Gobierno  de  Jalisco,  acusando de  desvío de  17 mil  500  millones  de  pesos  a   Jorge  Aristóteles  Sandoval,  gobernador. O  sea  que el  golpe  no vino   de Su Alteza  Nada Serenísima  Enrique  Alfaro,  sino  de su  socio  Dante  Delgado. ¡Ah!

Por lo pronto,  bajaron   de las  redes  el  “mensaje  ciudadano”   y  extraoficialmente  salieron  con   la    explicación “pendejociudadana”   de  que   el   desvío   de   17 mil  500 millones   a  que  se  refirieron  no    eran  de la  administración de  Aristóteles  Sandoval,  sino   de cuando  el  borracho  Emilio González  Márquez,  a  quien  le  señalaron  eso  y   más. Disculpa  bastante   pendeja.  Para  decirlo  en lenguaje  alfarista.

¿Cómo  es  posible  que  en uno  de los  partidos  del  gobierno,  el  “Movimiento Ciudadano”,  mantenido   con  el dinero  de  todos los mexicanos,   no tengan siguiera    idea   de    quién  es   gobernador  de  dónde  en  México, hoy, hoy, hoy? Muy  chilanga  la disculpa,  pero  ¿a poco no saben que  el  desviador  de los   17 mil  500  millones,  Emilio González  Márquez,  fue   el promotor,  protector  y  financiador  de Enrique  Alfaro?  ¡¿Está  pelón,  noooooo?!

Si  dicen que  no  querían referirse  a Aristóteles,  sino  a Emilio González  Márquez, el gran  socio  en  la  práctica  de   Alfaro  y  su  “Movida ciudadana”   en  Jalisco ¿ni  siquiera  saben  de dónde  les llega  la lana, los  “pendeciudadanos”?

Más  parece pleito entre  el  concesionario Dante  Delgado y  su Alteza  Nada Serenísima. Pudo ser  que  Dante  haya olvidado las formas y  se  haya atrevido  hablar  con  Alfaro  sin  arrodillársele,  como  deben  hacer  todo los “ciudadanos”.   Y  ahora  el picarín  veracruzano  quiere  demostrarle a  Alfaro  que  puede meterle  en más broncas  de  las que tiene  agendadas     el  problemático  político  que  con todos   busca  pleito  para  sentirse importante.

De  todos modos,  el  gobierno  de   Jalisco  debe  cumplir  amenaza  de hacérselo  jurídico, pero  con el añadido  de  extradición, para que los juzguen  en  el  otro  lado,   porque  en este país  ni  los  influyentes   consiguen   justicia.

Eso  de  que  Pizano  vaya  con  el chisme  al  tribunal  del  “fraude” electoral,  suena  a Kramer vs Kramer,    a   Alfarito  contra Alfarote,  a  lo  de  “hasta  las últimas consecuencias”. Deben  acusarles  -y  no  alguien de  Raimundo-  por  lo   menos  en  Texas, para  ver que  va  en serio.

Ahora que si  saben algo  sobre  alguna  relación  entre  el escandaloso  desvío  impune  de  anterior  gobierno   de  Jalisco,  con   el actual gobierno,  ¡díganlo!,  pero no  en las  redes.  Díganlo  en  serio   y  con los pelos  de las  calvas  en las manos.