Vallarta hoy:

Importante promover la amabilidad

Acaba  de publicar   “The New York  Times” inspirador artículo de  opinión respecto   a  los  recientes  estudios   sobre  la  amabilidad  que  abre puertas  en  la vida.

Incluso  las  cartas de  solicitud de ingreso a   universidades   que   son  consideradas  de  las más   difíciles,   suelen  conseguir aceptación  cuando  hacen  sentir   amabilidad. Así  como   lo  negativo,  la  grosería nos   afecta  a los humanos,  igual  somos  sensibles a  la  amabilidad.

La cualidad  más  irresistible  de una persona   es su  amabilidad.  También  es  un  valor social.

Casi  sobra insistir  en  la  importancia   que   tiene   esta  cualidad en  una ciudad  que   vive de  atender  correctamente  a  los    visitantes.

Si los  gerentes  de   comercios  se quejan  por no  conseguir empleados   amables  y  entienden por  qué han  ido  eliminando   al  vendedor  por  el  autoservicio,  quien  más quien  menos  nos  damos   cuenta de lo  importante  que   es el trato  amable  entre   las  personas, en   cualquier  situación y   circunstancia.

Ser   amable,  era parte  de  la  enseñanza,   era  mostrar  tener  “buena  educación”. De  ahí   que  las  personas   nada   amables   fueran  calificadas    como   “mal  educadas”, por  más  que  supieran  de  su   profesión  o  más  que  tuvieran en   bienes  materiales.

La  amabilidad  es la  forma   como  nos relacionamos  con  las  demás  personas.  Si  lo hacemos    siempre   con  respeto, benevolencia,  cortesía  y  hasta  afecto,  somos  amables.  Estamos  en  lo correcto, aunque sea  de lo más  difícil  la  mayoría  de los  casos.

Pero  hay  que  entender   que  ser amable es  virtud   que  a   nosotros  mismos sirve,  aunque  pueda  hacer   más    felices  a  los  demás. Tenemos  que cultivar  esa   forma  de  ser,  por  nuestra propia conveniencia.  Al  hacerlo  ayudamos  a los  nuestros,  puesto que la amabilidad  es  un  valor   social  irresistible  e imposible  de  olvidar.

Eso  significa tener  dominio  de  nosotros mismos. No   dejarnos reaccionar  como  ejemplar  de laboratorio;  controlar emociones y  situación. Demostrar   seguridad  como personas  dignas.

Significa también demostrar  en todo momento  que  nos  respetamos   y  sabemos respetar.  Para   eso  hay   que ir  en serio  a las   convicciones  igualitarias que  suelen  tener   las  personas bien   formadas,  seguras de   sí  mismas.

Significa   también   sincera  voluntad  de  ser   útil,   de  servir,  aún  cuando  no   se  nos  haya  pedido  algo.  Estamos  interesados en el   bienestar  de las  personas, somos  el  tipo de gente  magnífica  que hace  feliz   el  día.

Significa  también    colaborar,  ayudar  a  las  personas,  tener   la   sonrisa  cariñosa,  la palabra amable,  la  expresión  de  aliento   o   reconocimiento.

No  es  fácil.  Lo  fácil  es ser  un  barbaján egoísta,  odioso y  fracasado.  Lo  fácil   es  ser  una persona   envidiosa incurable que a  todos les  busca  y   encuentra   defectos,  para no  sentirse   tan  poca    cosa. Lo fácil  es la  indolencia,  dejarse   llevar,  no   trabajar  por la  propia  superación.

Por  eso  decirnos que  la  amabilidad se  debe promover.   No  remitirlo a  “las escuelas”. Promoverlo  en las  iglesias,  en  las  asociaciones,  ya no digamos  en  los  negocios  como primera y  constante  capacitación, como    también  en las  familias  donde  orgullo  es  tener   elementos  estimados,  reconocidos y  solicitados  por  sus   cualidades.

Search