Que todo siga igual

Javier Valdez.

Por Gregorio González Cabral

.

Quienes  son  consentidos  del poder  y  entienden de  la importancia  de  publicar en editoras  de libros  internacionales,  supusieron  y   escribieron  que el asesinato   de  Javier Valdez   era  la   gota   que  derramaba  el  vaso  de la  cínica  impunidad  en  México.

Como  de inmediato  juntaron  al  club  de los    gobernadores   y  luego  Los  Pinos   les  llamó, para  que la  reacción  política  se  viera “del más  alto nivel”,   por   lo  menos  había  que  esperar  algo  diferente  al “más  de   lo  mismo”.

Pero no.

El  guayabo  no  da   kiwis.

Quién  sabe qué  se  platicarían  allá  entre  ellos -más que disciplinados  después  de  lo   de los  Duarte  y hasta  los   intocables coahuilenses-,  pero lo  que  salieron  declarando   fue    rutinario    y  lo   acordado  para  hacer,  desesperante:  más  burocracia  y  más  dinero  a  repartir   entre  esa  burocracia.

Que  van  a  reforzar lo  establecido  en  2012    que no  ha funcionado;  que  van  a   revisar  “a nivel  local”;  que   van  a  investigar  “de  manera  coordinada”.   O  sea  que  no  van  a hacer  algo  diferente  a lo  que   venían  haciendo al  respecto,  fuera  de  colocar  más   cuates  en la  burocracia  y  aumentar  los  gastos  de  “previsión… o  explicación”.

Es  decir  que  la  enorme  indignación  por   el   asesinato  de   “la   narcopolítica”  del  periodista   Javier  Valdez,   con  todas  las   reacciones   internacionales,  sólo  va  a servir para  que los  mexicanos  tengamos  otros  miles  de   burócratas   chilangos  para   mantener.

Otra  vez  la  visión  de estos  políticos: encontrarle  a    cada  caso la oportunidad de agrandar   su  poder y  su  dinero. ¿Qué más?

¿Ni  siquiera  la  promesa  de  que  van  a  mandar   recado, diciéndoles  que  se   fijen  a quién  matan?

¿Por lo  menos  el  anuncio  de    futuro  contrato con  empresa  española,  para  la  instalación de   tecnología   obsoleta   de   “protección  de   periodistas   por  computadora”?  Tampoco. ¿Para  qué?

Lo  del “show” era obligado,  pero  bien  saben que  no  quieren, ni  pueden,  meterse con  la   telaraña   vieja  y  resistente  de  la   impunidad.

¡Guácala!