Vallarta hoy:

El Lago de Tos-Cano

“Cuando un amigo se va
se detienen los caminos
y se empieza a revelar
el duende manso del vino”.

Lo cantó Alberto Cortez
con una voz sollozante
y hoy lo digo de quien fue
de la música un amante.
Se fue Pepe Figueroa,
no hablaré mal ni bien de él;
solo diré que fue amigo
muy constante, siempre fiel.

Milonga de los que parten
pero que no están ausentes,
por los recuerdos que dejan
siempre seguirán presentes;
resignación trae el tiempo,
duelen partidas recientes.

Unos nos dejan sus letras,
su música su escultura;
otros más le dan color
al mundo con su pintura
y hacen que la vida sea
intensa y bella aventura.

Al final los que más duelen,
en honor a la verdad,
son esos con quien vivimos
larga o breve afinidad
y tuvimos la gran suerte
de contar con su amistad.

Fue para todos aquellos
que hayan perdido
a un amigo cercano.

Search