Vallarta hoy:

Madrastras y Padrastros modernos

Las familias compuestas tienen la característica de estar conformadas por dos familias nucleares.

.

Por Mtra. Hania B. Sosa Contreras

.

Ante la realidad con la que nos vemos enfrentados, en la que ahora no es tan complejo como en el siglo pasado el hecho de terminar un matrimonio, surgen otros personajes a relucir en la conformación de las familias compuestas.

Las familias nucleares son aquellas que están formadas por padre, madre e hijos; las familias compuestas tienen la característica de estar conformadas por dos familias nucleares. La causa más común es que éstas nuevas familias se han formado debido a la ruptura de otras familias y, los hijos, además de vivir con la mamá o el papá, tienen la oportunidad de vivir con la pareja de mamá o papá, quizás también convivir con hermanastros y posteriormente llegar a tener medios hermanos.

Hoy en día resulta significativo poder ahondar en la dinámica que sucede al interior de éstas nuevas familias.

Existen muchas personas que al terminar un matrimonio pueden pensar que ya no serán una familia; sin embargo las familias tienen muchas formas y es valioso que cada una de ellas mantenga una sana relación independientemente de la manera en que estén conformadas.

Cuando se crea éste nuevo grupo, los miembros se ven ante la necesidad de establecer normas y acuerdos que les permitan manejar las situaciones de modo asertivo, a fin de que cada integrante pueda desarrollarse de forma óptima. Pero si volvemos a revisar esa idea, nos daremos cuenta que lo que se debe hacer no es distinto de lo que debe hacerse incluso en una familia nuclear.

Actualmente las familias compuestas están siendo más comunes y esto ha permitido que la imagen de madrastra y padrastro tomen un matiz distinto. Incluso en las películas ya nos lo muestran diferente.

Las películas clásicas de Disney mostraban una imagen “mala” de las madrastras; sin embargo ya en sus nuevas películas han ido modificando éste concepto. En la película Encantada (Enchanted), se muestra una familia compuesta en la que la “madrastra” es el personaje principal y tiene la característica de ser sumamente linda. Aquí la relación al interior de la familia aparentemente se da como miel sobre hojuelas; no obstante también tenemos otro ejemplo por el lado del padrastro en la película Quieren volverme loco (Are we there yet?) de Sony Pictures, en la que representan el “típico” conflicto que vive un padrastro al intentar establecer una buena relación con los hijos de su pareja. Finalmente terminan congeniando y formando una familia compuesta.

Esto nos muestra una realidad alterna en la que el fin último siempre ha sido (y supongo que será) poder vivir felices y con relaciones saludables.

La madrastra y el padrastro moderno necesitan orientación, requieren desarrollar habilidades y, por supuesto, no pueden prescindir de la buena comunicación con su pareja, ya que a efectos de que en verdad se logren relaciones armónicas, se requiere que cada quien exponga su sentir, que exprese en qué áreas se sienten cómodos y en cuáles no, para así saber hasta dónde pueden llegar, qué necesitan aprender y qué deben solicitar.

La formación y educación al interior de toda familia es un reto, no sólo en las familias compuestas; sin embargo, en estas últimas a veces intervienen falsas creencias, malas interpretaciones y juicios que pueden hacer que el reto sea aún mayor.

Hablar de las necesidades y de las emociones con sinceridad, seguramente podrá ser la mejor vía para lograr que las nuevas familias (y las viejas también) vivan en armonía.

.

Mtra. Hania B. Sosa Contreras
FB Centro de Psicología
Whatsapp 3221207644

Search