Modernización tecnológica organizacional constante

Por Mtro. Luís Ignacio Zúñiga Bobadilla (*)
direccion.vallarta@univa.mx

.

Mi reflexión va sobre los principios de una mejor aplicación de la tecnología en el ámbito social, especialmente en el empresarial, está sobre la mesa desde hace varios años, de avanzar se lograría una sociedad mexicana más competitiva y justa.

Esto se dejó entrever en el pasado XXI Congreso Internacional de ACACIA celebrado en este hermoso destino que es Puerto Vallarta; en México todavía se carece de la suficiente innovación en lo tecnológico-empresarial, motivo por el cual vamos detrás de los países desarrollados.

Al término del siglo pasado hubo propuestas para reformar la vida nacional en materia de infraestructura competitiva en telecomunicaciones, se abrieron amplios concesos ciudadanos, con responsabilidad y visión de futuro. Todo con base en las leyes vigentes; el proceso se interrumpió por resistencias de grupos políticos y económicos beneficiados con el momento tradicional y su incapacidad para rebasar  paradigmas.

Un ejemplo sencillo y para el cual me fundamento en un reporte del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) su Global Information Technology Report analizó a 148 países, la intención del estudio fue establecer la preparación de esos países y de su economía para dispersar los beneficios de las llamadas tecnologías de la información y la comunicación, la sorpresa es que nuestro país se destaca por baja posición al respecto.

Como investigador académico me mantengo atento de los grandes problemas nacionales lo cual me ha llevado a comprender esta etapa como  determinante y como esfuerzo necesario de utilizar las nuevas tecnologías hacia el cambio, el asunto es que la sociedad en su conjunto no imagina las resistencias de poder que lleva al Congreso de la Unión a persistir en cada sesión de debates para aprobar una reforma en materia de telecomunicaciones en México.

La Constitución Política Mexicana, con base a sus principios soportados en proyectos sociales demuestran en cada uno de sus preceptos la necesidad de ajustarse a los cambios generados en todos los ámbitos, el tecnológico no es la excepción. Este documento histórico con 100 años demuestra su esencia de respeto a las garantías sociales y las adaptaciones necesarias a cada época

Su composición  es variada siempre con la mejor opción para los mexicanos con la conformación de sus mejores anhelos,  al interior del país y de respeto irrestricto a las naciones que componen el mundo. Esto demuestra en general la responsabilidad del Estado y de las entidades federativas, libres y soberanas al interior del pacto republicano.

Como lo han expresado las organizaciones diversas como las empresariales, el mundo globalizado lo exige a México y se estará pendiente a las aplicaciones y coberturas de servicios tecnológicos: precios competitivos para ellos, desde la educación hasta el que llega a esos sectores a fin de mejorar niveles de competencia que lleve a mercados dinámicos.

“Internet para todos mejoraría el mercado y detonaría la competencia entre los proveedores actuales para ofrecer servicios de calidad asociados a Internet. Asimismo, garantizaría el acceso en aquellas zonas donde no hay infraestructura básica debido a que resultan poco atractivas para la oferta comercial. […]Plantear Internet libre y gratuito en un país como el nuestro puede sonar a un lujo, pero la iniciativa precisamente propone igualdad para un país tan desigual.

Internet permite experiencias lúdicas, incluso triviales, pero está demostrado que actualmente es fundamental para el conocimiento. Es precisamente la falta de acceso a la información y el conocimiento lo que perpetúa la marginación y la desigualdad…” Jenaro Villamil, periodista.

La construcción de una mejor nación debe cuidar los terrenos que se pisan y por la fragilidad habrá de cimentarla; sus actores sociales están conscientes y ponen todo de su parte para sortear resistencias y coadyuvar en mejores contenidos en la aplicación de la tecnología a partir de las reformas propuestas por el Poder Ejecutivo federal, para eso será necesaria la modernización organizacional constante.

(*) Director de la UNIVA Campus Puerto Vallarta.