Incansables innovadores Mariel F. y J. Zambrano

Por Mtro. Luis Ignacio Zúñiga Bobadilla (*)
direccion.vallarta@univa.mx

.

Me remito a una de las más amplias declaraciones que realizara la apreciable dama Mariel Fregoso hace algunos años, “Sino le apostamos a la educación vamos a tener un rezago muy importante”.

El momento no es de diagnóstico de esas importantes palabras, sino el reconocer su permanente preocupación por la educación durante más de cinco décadas. Ella recibió el premio Ignacio L. Vallarta para reconocer a la institución que representa “Becas Vallarta”. No hay duda, merecido por el trabajo innovador realizado desde el emprendimiento social y sumamente responsable que ha cambiado vidas.

En ese plano está mi entrañable compañero rotario Jorge Zambrano presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera (Canirac), quien como lo dijo la señora Mariela desde su posición apoya los eventos altruistas con la voluntad de encomio de sus agremiados. Dos personajes fuera de serie, como todos los que fueron recientemente galardonados por autoridades municipales.

Becas Vallarta ha recibido amplios reconocimientos, recuerdo cinco años atrás le fue otorgado uno sumamente representativo por su labor en el Auditorio Juan Luis Cifuentes Lemus en el CUC; recientemente el DIF y otras dependencias y organizaciones premian con justeza a Becas Vallarta quien actualmente supera con apoyos económicos y en especie para más de 300 jóvenes, desde secundaria hasta estudios universitarios.

Por todo esto reconozco ampliamente, y en persona se lo he expresado esa enorme labor que realiza con su grupo de filántropos en favor de una de las partes más sensibles de una sociedad como lo es la educación. Un trabajo permanente que nunca ha pedido retribución, es una entrega desinteresada a los que desean cumplir sus sueños a partir de la realización de sus proyectos. Al recibir el máximo reconocimiento el “Premio Ignacio Luis Vallarta Ogazón”, para Becas Vallarta A.C., la incansable señora Mariel, estoy seguro, fortaleció sus principios humanísticos y fuerzas para continuar apoyando a más generaciones de jóvenes vallartenses.

Don Jorge Zambrano, personaje multifacético con un solo horizonte, servir a su prójimo con lo necesario y sin reparar en ningún momento en aquello que entorpezca su andar; como rotario, multirrelacionista, ahora en su calidad de presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera. (Canirac) recibió merecido reconocimiento “Premio Agustín Flores Contreras”. Le conozco y estoy seguro valora desde siempre el otorgar el mayor bienestar a su prójimo desde la posición en la que se esté.

El desempeño de este magnífico ser humano se ha dirimido en dar a los que no son afortunados, desde lo material hasta lo emocional. Un auténtico emprendedor social como lo mencioné en otra de mis colaboraciones: Genial en su comentario, no se detiene ante lo que pudiera estorbar su buena voluntad, es como dicen “mano abierta”, amigo sencillo aunque demasiado sofisticado en su trato con los demás, buen conversador y excelente amigo; Jorge Zambrano tiene la particularidad de alcanzar lo que se propone sin mecanismos fuera del tiempo necesario, los objetivos para él son momentos destacados en esencia, jamás en apariencia. Los contenidos de su mensaje lo cuida por encima de las formas, sin dejar que éstas determinen su enorme bonhomía, la cual siempre está presente.

Entrañables, respetados y ampliamente reconocidos por la sociedad de este hermoso destino turístico han contribuido con su labor al engrandecimiento y presencia de Puerto Vallarta próxima a cumplir su centenario, gracias Incansables innovadores Mariel F. y J. Zambrano.

.

(*) Director de la UNIVA-PV.