Aventuras de un pintorGente PV

Realidades alternativas 20: Cambio climático, impuesto global y control social

Comenzaba a escribir este artículo sobre la función del amor en el diseño de una tecnología adecuada cuando  llegó la noticia de que Trump sacaría a los Estados Unidos del acuerdo de París sobre el cambio climático firmado por Obama en 2016. ¿Sus razones? “El acuerdo es una excusa para justificar un impuesto global, conducente a crear y fortalecer un gobierno global” y es que contemplan cobrar por todas las emisiones de CO2 ¡hasta las que produce el ganado en forma natural! La realidad en que yo creo es que ningún impuesto alcanzaría para evitar el cambio climático, que los cambios suceden continuamente, por ciclos naturales. Indudablemente debemos reducir la contaminación, pero dudo que ésta fuese la primera intención de los políticos globalistas. Ya podrán ustedes imaginar lo aterrador de quedar en sus manos. Con la poderosa tecnología a su disposición el control social total sería inevitable. Tendrían el derecho a cobrarnos, literalmente, hasta por respirar y emitir los gases de la vida.

Encuentro en los acuerdos de París un buen ejemplo de lo difícil que es para el hombre común llegar a la verdad y de la tremenda amenaza de ser controlado por una tecnología poderosa, pervasiva, diseñada para hacernos dependientes, crédulos y embrutecidos por las comodidades modernas. Sé que esto causa controversia entre mis compañeros ecologistas, pero crece la evidencia de que el calentamiento global es falso. La “Verdad Incómoda” expuesta en el libro del político Al Gore se desmorona ante  argumentos de científicos como el astrofísico Abdussamatov, jefe de  investigación espacial de la Academia Rusa de las Ciencias. En lugar del calentamiento es posible que ya estemos entrando en una mini era glacial como la de los años 1645 a 1715 (ver Maunder mínimo). Yo no tengo los medios para llegar a la verdad sobre este asunto. Mi modesta apreciación es que este verano es mucho más fresco que los anteriores, pero esa no es evidencia científica como tampoco lo es el que un poderoso grupo político publique fotos de osos polares sobre  hielo que se derrite.

Mi punto es que a los elementos básicos de la tecnología: materiales, energía e información, es indispendable incorporar el amor. Amor a la vida, al ser humano y a la creación. Que un gobierno mundial empoderado por alta tecnología  resultaría en la esclavitud global descrita en el libro de Apocalipsis. Que la Inteligencia Artificial, mas allá de la productividad, de la economía y la comodidad embrutecedora debiera aumentar nuestra capacidad de amar.

fleondelavega@gmail.com