Vallarta hoy:

Ya hace más de un mes

Javier Valdez.

.

Ya  hace más  de un  mes  que  asesinaron  al  periodista   Javier  Valdez. Hace más  de un  mes  y el  inepto  gobierno  que  padecemos sigue apostando  a la  indiferencia  y  mala  memoria de  la  población que  explota  sin  llena.

Javier  Valdez  escribió, cuando  mataron  a la  periodista Miroslava:  “Que nos maten a todos, si esa   es  la condena de  muerte  por reportear  el infierno”.

Sabía  la  realidad  sobre  la  que  comentaba. El año pasado  mataban  periodista por   mes.  Este  marzo  mataron  uno  por  semana. A  mediados de  mayo, dos  en un día.  “Nada  del  otro  mundo”  bajo un gobierno  fallido, donde   más  del  99%  de los crímenes  están impunes.  Hasta  eso que la  crueldad es  pareja. Tampoco  vamos  a exigir  los   periodistas   trato excepcional  ¿injusticia para  todos, menos  para  los  periodistas?  No.  Pero  sí  señalamos que  cuando  asesinan  o mandan  asesinar  a  un  periodista,  están restando  todavía  más libertades  a la  gente,  aterrorizándola  más  y  favoreciendo  el  acatamiento a este  autoritarismo   hipócrita donde  sólo  hay  oportunidades,  dineros,  seguridades  y  reconocimientos  para  cómplices   corruptos, criminales   organizados,  sicarios   y  burócratas   con mentalidad  de   capataces  en  plantación  de esclavos.

El  mal  gobierno  ha hecho  del  país  el infierno  que  refería   Javier  Valdez, periodista  conocedor  a  fondo  de   la   realidad  corrupta   y  corruptora  del   narcotráfico. Monstruosos  engaños,  complicidades,  enfermos  de mentira y poder,  “cultura  de la corrupción” elevada a los  extremos  de   irrespetar  vidas y  proclamar  imperios  del  crimen,  sin  el  menor   recato.  Poblaciones  completas   defendiendo a los criminales   con  un descaro  que  hiere   a quienes  a  México  queremos     y  le  deseamos  respetable y  respetado.

Esta “Dictadura  Perfecta”,  irresponsable e  impune,  ya  ni siquiera   promete   justicia   “caiga  quien  caiga y  tope donde  tope”.  Se  sabe inútil  cuando se   trate  de  servir a la  población.

Está  diseñada  para  meter  miedo,  para  dominar, para  controlar, para exprimir  a la población, no  para  servirla.  Cualquier  necesidad de  salud, trabajo, justicia y    demás, se  les  vuelve  algo  imposible  de  resolver.  No pueden  atender  sin  “mordida”,  no  consiguen  medicamentos  a  precios normales; saben que  dar   una orden y  nada,  es  lo  mismo  porque   la ineptitud, corrupción, infiltración,  simulación y desgano  es  lo usual  y premiado en las oficinas  públicas.   Aún  así, se  aferran  a  esa  monstruosidad  de  sistema,  alentados  con  la ilusión de  que  algún  día  les  tocará  que los “pongan donde  hay”… y entonces  se  repondrán de  tanta   extorsión,  humillación,  explotación  y ninguneo.  ¿Y el país? Al país  que  se lo lleve el  diablo,  pues para eso largan  cuanto roban,  al  extranjero.

Vino la  Canciller   de Alemania y   se espantó  de  tanta falta de respeto a los  derechos elementales  de los humanos   que vio  en  México.   Eso  no  es  de  país  civilizado.   Es  un sistema  inhumano,  tipo  de  explotación  cruel  colonial, con desalmados  capataces  locales tan serviles  ante los  extranjeros  como  despiadados con los nativos.  De  eso se  trata   la Dictadura Perfecta.

Hace  más de  un  mes  que mataron  a Javier  Valdez  y   por  supuesto que… nada.

No  hay  derecho.  No  hay justicia.  No hay gobierno.

¿Qué  más  se  puede  escribir, ante  el 99.75%  de impunidad?

Search