Helmut Kohl, el líder alemán que derrumbó el muro

Berlín
Notimex

.

Alemania perdió hoy a una de sus figuras más queridas y reconocidas, el excanciller federal Helmut Kohl, cuyo nombre quedará guardado en los anales de la historia como el padre de la Reunificación alemana, sin duda el mayor éxito de su carrera política.

“Un gran hombre de Estado alemán y, sobre todo, un gran europeo”, dijo el canciller alemán Sigmar Gabriel al referirse a Kohl, quien falleció este viernes a los 87 años en su domicilio en la localidad de Ludwigshafen, su ciudad natal ubicada en el oeste del país.

Kohl, nacido el 3 de abril de 1930 en el seno de una familia católica, se convirtió en ícono de la historia contemporánea, gracias a su liderazgo en la reunificación de la Alemania Federal y la Alemania del Este en 1990, y a su destacado papel en la integración europea.

Fue un hombre de acción, un político conservador moderno que atravesó muchas etapas políticas, algunas gloriosas, como el ser el líder alemán elegido democráticamente que más tiempo duró en el poder.

El excanciller federal, quien se mantuvo fiel al Partido del Centro Católico por mucho tiempo, fue reclutado en el ejército nazi cuando era un adolescente pero la guerra terminó antes de que él fuera desplegado al campo de batalla.

Desde muy joven comenzó a interesarse en la política por lo que se unió a la organización Unión Cristiano Demócrata en 1947 y siguió participando en ella mientras estudió en la Universidad de Heidelberg, donde obtuvo el título de doctor en Ciencias Políticas en 1958.

Un año más tarde, fue elegido a la legislatura de Renania-Palatinado y en 1960 se casó con Hannelore Renne, su amiga de toda la vida con quien procreó dos hijos, mientras que para 1969 se convirtió en ministro presidente de ese estado alemán.

En 1976, Kohl entró en la política nacional como candidato a canciller de Alemania, pero –pese a que entonces ya tenía una buena reputación- perdió ante el líder del Partido Socialdemócrata, Helmut Schmidt, quien cayó en desgracia en 1982 lo que permitió formar un gobierno de coalición.

Kohl se convirtió en canciller federal del país en 1982 y su gobierno siguió una política centrista que incluía modestos recortes a los gastos públicos y un fuerte apoyo para los compromisos de Alemania Occidental con la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

En 1984, Kohl se reunió con el entonces presidente francés Francois Mitterrand en una conmemoración a las víctimas de las dos guerras mundiales y elaboraron un acuerdo histórico de reconciliación que allanó el camino a una estrecha relación política que resultó vital para el desarrollo económico mutuo.

Al año siguiente, Kohl viajó a Estados Unidos para reunirse con el entonces presidente Ronald Reagan como parte del 40 aniversario del Día de la Victoria en una demostración simbólica de amistad entre dos antiguos enemigos, tras lo cual llegó el desafío de “derribar el muro”.

El líder alemán comenzó a trabajar para la unificación de Alemania Federal y del Este, con el líder de ésta, Erich Honecker, pese a que esos esfuerzos le valieron fuertes críticas de su propio partido.

A medida que la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) abandonó el control de Europa del Este entre 1989 y 1990, Kohl dirigió la campaña por la unificación y recibió el apoyo de Mijail Gorbachov para la reunificación pacífica de Alemania.

Más tarde, el canciller concluyó un tratado con Alemania del Este y en diciembre de 1990, Kohl se convirtió en el primer canciller de una Alemania reunificada.

Como la Federal absorbió a la económicamente deprimida del Este, el gobierno de Kohl tuvo que elevar impuestos y recortar el gasto público, lo que suscitó el descontento de los votantes, una severa recesión entre 1992-1993 y un alto desempleo.

Esa situación provocó que su partido perdiera su mayoría en la legislatura y debió formar un gobierno de coalición con el Partido Socialdemócrata, dirigido por Gerhardt Schröder, pero ante la derrota Kohl renunció en 1998.

Kohl también luchó vigorosamente por el euro, con el objetivo de que la unidad europea se volviera irreversible, e impulsó el ascenso de la actual canciller federal Angela Merkel, de quien fue su mentor.

Más tarde, la vida de Helmut Kohl dio varias vueltas adversas, ya que en 2001 se vio inmerso en un escándalo de contribuciones ilegales de campaña recibidas por su partido durante su liderazgo de Kohl, quien ese mismo año perdió a su esposa y se retiró de la política.

Kohl, quien se casó con Maike Richter en 2008, sufrió en los últimos años una serie de enfermedades, incluida una vesícula biliar inflamada, una cirugía de corazón abierto y otra intestinal.