En Jalisco refuerzan la vigilancia a rastros municipales

Guadalajara
Notimex

.

La Secretaría de Desarrollo Rural (Seder) de Jalisco reforzó los operativos de inspección y vigilancia de los centros de matanza, con el fin de asegurar que se manden a los consumidores productos cárnicos higiénicos y de calidad.

El director general de Proyectos Regionales de la Seder, José de Jesús Tejeda Palos, dijo que se pretende que los rastros municipales trabajen dentro del marco legal que los regula, “como consecuencia de estas acciones actualmente están clausurados los rastros municipales de Sayula, El Arenal y Tala”.

Resaltó que estas clausuras se suman a las que también se aplicaron a los rastros de San Miguel El Alto, Gómez Farías y Zapopan, que reanudaron sus operaciones al solventar las anomalías ante las autoridades correspondientes.

Manifestó que en principio se procede a las clausuras cuando las situaciones detectadas implican severos problemas de salud pública.

“Hay mayores y menores (irregularidades) pero sólo en los casos muy necesarios donde se pone en riesgo a la población; hay presencia de fauna nociva, las condiciones del faeneado (manejo de la carne) son muy alejadas a la normatividad, no hay higiene, vemos que el manejo es en el suelo, sin reglamentación sanitaria ahí podemos proceder a la clausura y son pocos los que clausuramos”.

Indicó que una anomalía recurrente en los rastros municipales es la falta de cumplimiento de la Norma Oficial Mexicana (NOM 194 SSA), que establece las especificaciones sanitarias en los centros de sacrificio de animales y el manejo de las carnes.

Destacó que el caso más reciente fue el rastro de Sayula, donde se encontró un completo desorden y una situación de alto riesgo sanitario, sobre todo en la zona de matanza de marranos, por lo que se procedió a la clausura total del matadero y la aplicación de una multa de 100 salarios mínimos, además de solicitar la destitución del inspector municipal de ganadería.

Mencionó que en este municipio, el rastro indebidamente se utiliza como bolsa de ganado, lo que representa también un serio problema sanitario.

Precisó que en el presente la Seder ha inspeccionado 46 rastros municipales en coordinación con la Comisión de Prevención de Riesgos Sanitarios de Jalisco (Coprisjal).

“Las anomalías de los rastros se prestan para favorecer el abigeato cuando no se exigen los documentos oficiales necesarios en la movilización del ganado, si esto se detecta es motivo de sanción; y las clausuras pueden ser totales o parciales”, finalizó.